Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Primavera Sound se supera y alcanza los 200.000 visitantes

El 52% de los espectadores del festival de Barcelona procede del extranjero

Un joven toma una fotografia de la actuacion de The Last Shadow Puppets del Primavera Sound 2016.
Un joven toma una fotografia de la actuacion de The Last Shadow Puppets del Primavera Sound 2016. EL PAÍS

La mirada dice muchas cosas sobre el Primavera Sound y sus dimensiones, pero son las cifras las que acaban por fijar las impresiones. En la tarde de ayer la organización del festival comunicó que en esta edición se alcanzarán más de 200.000 visitas a todas las actividades puestas en marcha, que en términos de conciertos habrán supuesto un total de 349 actuaciones, 104 de las cuales han sido gratuitas. Pero quizás donde el festival ha dado en la diana este año es en el mantenimiento de una asistencia sostenida en sus tres días de actividades en el Fórum, cuyos abonos se agotaron hace cuatro meses, algo que también ocurrió con las entradas.

De esta forma, el recinto ha recibido cada día unas 55.000 visitas, a las que hay que sumar las 21.000 personas que participaron en la jornada de bienvenida del miércoles. Esto supone un récord de asistencia del que la organización no quiso presumir, tal y como indicó Alberto Guijarro, uno de los directores del festival al indicar que “no estamos aquí para batir récords, simplemente ofrecemos nuestras cifras y celebramos que la edición de este año haya sido un éxito”. El mismo Guijarro puso de relieve que el Primavera también había agotado sus acreditaciones por vez primera, aumentándose la presencia de participantes latinoamericanos, lo que en palabras de Guijarro significa “que el festival está posicionándose para servir de enlace entre la industria musical latinoamericana y la europea través de este encuentro barcelonés”.

En relación con la procedencia de los asistentes al festival, se indicó que un 52% de los mismos proceden del extranjero, de un total de 142 países, mientras que la presencia nacional se sitúa por debajo de la mitad del total, un 48%. En todo momento, tanto Guijarrro como Pablo Soler, otro de los directores del certamen, destacaron la fidelidad de un público que ya confía en el festival y compra sus abonos y entradas antes de que la programación esté completada.

La organización se felicitó igualmente por la marcha de dos iniciativas que se han puesto en marcha este año. Por un lado dentro del recinto del festival se destacó el acierto de la zona Beach Club, considerada como un espacio idóneo para hacer más hueco a una creciente programación de música electrónica, además desarrollada en un entorno que tiene una playa contigua, algo que pocos festivales pueden ofrecer a su asistencia. Por otro lado, se indicó que la programación Primavera al Raval, que tiene carácter gratuito, se ampliará en próximas ediciones. Este año ha ofrecido unas setenta actuaciones. La visita de Ada Colau al recinto en la tarde del viernes, fue definida como cordial, prueba de la buena sintonía entre la nueva administración municipal y el festival. La edición del próximo año se indicó que tendrá lugar entre el 31 de mayo y 4 de junio.

A todo esto en las puertas del festival, y bajo un cartel de decía “This is not Primavera”, un grupo de músicos procedentes de varios lugares del país trataban sus problemas profesionales e intentaban ponerse de acuerdo en crear una plataforma sindical. Estos problemas son tan elementales como que les hagan contratos y que les paguen. País de contrates, el nuestro.