Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa Nostra premia el vertiginoso El caminito del Rey de Málaga

La senda discurre por pasarelas colgantes a 100 metros de altura sobre el río Guadalhorce. Plácido Domingo entregó los galardones en el teatro de la Zarzuela

El acueducto de Eugenio Ribera (1903), símbolo del Caminito del Rey. Ver fotogalería
El acueducto de Eugenio Ribera (1903), símbolo del Caminito del Rey.

Con su espléndida voz suavemente signada por una especial emoción, el tenor Plácido Domingo, español de nombradía universal, otorgó en la tarde del martes en Madrid los premios anuales de Patrimonio Cultural que concede Europa Nostra. Se trata de la organización continental defensora del legado histórico-artístico europeo, que el tenor madrileño preside desde hace seis años. Su singular emoción obedecía a que la entrega se realizaba en el Teatro de la Zarzuela, uno de los foros musicales que guiaron sus primeros pasos hacia el canto, según él mismo confesó conmovedoramente a los asistentes durante la entrega de galardones, en la que Plácido Domingo pronunció un cálido alegato a favor de la cohesión europea en torno a los valores culturales compartidos. De los siete premios otorgados, entre 28 seleccionados, el principal ha correspondido a la conservación del llamado Caminito del Rey, una pintoresca senda de apenas dos metros y medio de anchura que, pegada a una roca a 100 metros de altura, discurre sobre el río Guadalhorce, en la provincia de Málaga y recorre 7,7 kilómetros por pasarelas colgantes frente a un paisaje montaraz de extraordinaria belleza. Hasta 8.000 personas, mediante un procedimiento informático directo, votaron a favor de este galardón, dotado con un premio de 10.000 euros.

En la categoría de Conservación fueron asimismo premiados un molino de agua tradicional, en Agios Germanos, Prespes, en Grecia y la torre gótica de Wimpole Hall en Cambridgeshire, Reino Unido. El premio a la Investigación ha recaído sobre un estudio de conservación del pueblo Gostuša en la provincia de Pirot, en Serbia. En el apartado relativo a la denominada Dedicación Especial, han sido distinguidos trabajadores y activistas de Sarajevo adscritos al Museo Nacional de Bosnia y Herzegovina. La categoría de Distinciones Personales ha premiado a Giulia Maria Crespi, de Milán, mientras la distinción a la Educación, la Formación y la Sensibilización ha recaído en la iniciativa “Adoptar un monumento”, surgida en la localidad finlandesa de Tampere.

Plácido Domingo impuso asimismo la Medalla de Honor de Europa Nostra a Álvaro Fernández-Villaverde, marqués de Santa Cruz, diplomático y ex presidente de Patrimonio Nacional, considerado como uno de los pioneros más representativos de la defensa y conservación del patrimonio histórico, artístico, cultural y natural de Europa. Plácido Domingo glosó “la visión estratégica y la habilidad diplomática de Fernández-Villaverde” a quien agradeció el haber sido su mentor para promoverle a la presidencia de Europa Nostra hace seis años.

Una senda sobre el vértigo

La senda malagueña del Caminito del Rey, conservada y galardonada por Europa Nostra, data de principios del siglo XX y servía para conectar la planta hidroeléctrica de El Chorro con el embalse malagueño de Conde de Guadalhorce. Con el tiempo, el camino fue incorporado a las rutas vecinales, por donde transitaban los moradores de los pueblos cercanos incluidos los niños, que lo cruzaban para asistir a la escuela. Incluso llegó a contar con iluminación eléctrica para facilitar el angosto paso, la mitad de cuyo trayecto, unos 3.3 kilómetros, discurre por pasarelas colgantes sobre el vacío.

A los actos de entrega realizados conjuntamente con el Comisario Europeo para la Educación, la Cultura, el Deporte y la Juventud, Tibor Navracsics, asistieron el ministro español de Educación y Cultura, Íñigo Méndez Vigo, así como representantes del mundo de la Cultura y el Arte y la organización anfitriona, Hispania Nostra, cuya presidenta de Honor es la Reina Leticia y cuya presidencia ejecutiva ejerce Araceli Pereda, historiadora del Arte. Condujo el acto Svenka Quaedvieleg, secretaria general de la organización patrimonial europea. En sus intervenciones, tanto Plácido Domingo como Araceli Pereda resaltaron la importancia que cobra la declaración de la Comisión Europea de 2018 como año del Patrimonio, por considerar que implicará una ocasión idónea para fortalecer un horizonte de cohesión continental, en tiempos que calificaron de evidentes peligros.

Canta el maestro

El acto de entrega fue acompañado por el Coro de la Universidad Politécnica de Madrid, la Orquesta de Cámara Barbieri, dirigida por Lara Diloy, el tenor Israel Lozano y la soprano Auxiliadora Toledano. Interpretaron los himnos de Europa y de España; fragmentos de “Carmen·, de Bizet; “Luisa Fernanda”, de Moreno Torroba; “El Barberillo de Lavapiés” de Francisco Asenjo Barbieri; “La del Soto del Parral” de Soutullo y Vert; así como el “Nabucco” y un fragmento de la Traviata, ambas de Giuseppe Verdi, a cuya interpretación se unió el maestro Plácido Domingo, con gran alborozo del público. Las interpretaciones gratificaron a los asistentes que llenaban el teatro de la Zarzuela, buena parte de ellos procedentes del Congreso que Europa Nostra celebra estos días en Madrid. La filial española, Hispania Nostra, conmemora su 40º aniversario y exhibe en el Colegio de Arquitectos una exposición con los 191 premios europeos cosechados en España por su defensa patrimonial desde 1978. Araceli Pereda y Luis Cueto comisarían la muestra, que permanecerá abierta hasta el 30 de junio, fecha en que comenzará a itinerar por distintos enclaves españoles e iberoamericanos.

Más información