Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ‘maximización’ bosquiana

'El Tríptico de los Encantados. Una pantomima bosquiana' es el título del libro que Max, clásico de la ilustración y la historieta española, publica basado en el mundo de El Bosco

En un delicado ejercicio de apuesta y descarte, Max se ha llevado a El Bosco a casa, se ha metido su vida y su obra entre pecho y espalda, lo ha devorado y lo ha hecho suyo. Como no era cuestión de copiarlo —habría sido como copiar el mundo—, lo ha transformado, maximizado, aunque el espíritu y el aroma del genio están en cada una de las 72 páginas de El Tríptico de los Encantados. Una pantomima bosquiana. Ese es el título del libro que este clásico de la ilustración y la historieta española acaba de dar a imprenta por encargo del Museo del Prado con motivo del 500 aniversario de la muerte del genio holandés.

Ante la imposibilidad de lo exhaustivo, Max escogió tres obras capitales de El Bosco para vertebrar su historia: El jardín de las delicias, La extracción de la piedra de la locura y Las tentaciones de San Antonio. “Descarté lo biográfico y pensé en una trama que te llevara de una pintura a otra como si fuera una historia circular; el libro está planteado como un tríptico, tiene tres capítulos, cada uno de ellos relativo a un cuadro”, explica el autor.

Por las viñetas de este Tríptico de los Encantados desfilan muchos de los símbolos visuales que El Bosco repite en sus cuadros, como el mochuelo, la esfera, los pájaros negros y picudos, la imaginería religiosa. Apenas hay paisajes, apenas hay textos, la vocación es prácticamente minimalista.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >