Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Orquesta Nacional deja la cordura

El conjunto presenta una temporada en la que el delirio toma las riendas de la creación, con Mena y Eschenbach compartiendo podio con Afkham

El director de orquesta Favid Afkham, titular de la ONE.
El director de orquesta Favid Afkham, titular de la ONE.

Una venta acogía una noche cualquiera a Don Quijote y a su fiel escudero cuando por la puerta, entró un titiritero que se hacía llamar Maese Pedro. En una escena de marionetas, el hidalgo ve reflejado tras el teatrillo el romance de un caballero y su doncella. Cuerdo durante la mayor parte de la representación, un golpe de locura lo lleva a enzarzarse a golpes con el teatro hasta destrozarlo. A ese pasaje de la novela de Cervantes puso música Manuel de Falla en su Retablo de Maese Pedro, una buena muestra de que la locura en música es también un motor de inspiración. Con los cimientos de la locura ha construido la Orquesta y el Coro Nacionales de España su próxima temporada, en la que la obra de Falla estará presente.

“La historia de la música se ha nutrido de obras nacidas de la más absoluta oscuridad y del delirio de la mente humana. Pero es innegable que la locura ha desatado en muchas ocasiones la creatividad y ha estimulado la mente de los grandes genios”, dice Félix Alcaraz, director artístico de la orquesta y el coro. Para la nueva temporada, que se presenta balo el lema de Locuras, abandonan las maldiciones para meterse en la cabeza de los genios y personajes cuyos delirios los condujeron a un camino de pasiones desmedidas y arte inmortal. En esta temporada, tercera de David Afkham como director titular, el joven maestro compartirá podio de manera estable con dos batutas de renombre: Juanjo Mena y Christoph Eschenbach.

Uno de los platos fuertes de la nueva temporada será la versión de concierto de la Elektra de Richard Strauss. “He querido continuar con esta obra la senda que logramos en enero con el éxito de El holandés errante, que no fue solo algo especial para la orquesta, el coro y el público, sino un acontecimiento para Madrid, a cuya vida cultural creo que esta orquesta puede aportar mucho”, dice Afkham. Otro gran momento será el de la cuadratura del círculo del concierto número 12 de la temporada con el Concierto para tres violonchelos de Penderecki dirigido por el propio compositor y tres solistas de altura: Gautier Capuçon, Daniel Müller-Schott y Adolfo Gutiérrez Arenas. También reseñable el concierto que ofrecerá junto a la orquesta el peculiar organista de 34 años Cameron Carpenter, un músico de estética post-punkie que viene a Madrid con su propio órgano. Un instrumento mandado construir por él mismo con seis teclados que es un derroche a la altura del programa que interpretará, integrado por piezas de Bach, Poulenc y Franck.

Los nombres de los solistas –el 40% españoles en esta temporada- que estarán presentes en esta nueva aventura son los de grandes instrumentistas, algunos de ellos calificados como los mejores del mundo. El flautista Emmanuel Pahud, el violonchelista Pablo Ferrández, el contratenor Philippe Jaroussky –una rareza en conciertos sinfónicos-, los violinistas Hilary Hahn y Leonidas Kavakos o el pianista Nicolai Lugansky. Además, habrá un concierto de celebración con el Cuarteto Casals por sus dos décadas de música brillante y se seguirá apostando por la música actual. Mientras la carta blanca estará dedicada al compositor alemán Wolfgang Rihm, se estrenarán piezas de Jesús Torres, Jimmy López y Francisco Coll.

Durante la temporada, se mantendrán los conciertos Descubre –con encuentro previo con el público- y los Conciertos Mini, además de los ya tradicionales de música de cine –dedicado a Halloween y a la tercera parte de El Señor de los Anillos-, en los que la pasada temporada 3 de cada 4 asistentes eran personas que nunca habían acudido a un concierto de la Orquesta Nacional. La clausura de la temporada no será en Madrid, sino en el Festival de Música y Danza de Granada en 2017, cuando coro y orquesta interpreten en la Alhambra el Réquiem de Verdi.