Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El homenaje a Cervantes de Sofía Gandarias

El Instituto de México en España expone los 28 lienzos de la serie 'El coloquio de los perros'

'El poderío de la teóloga Cañizares' (2010), obra de Sofía Gandarias expuesta en la muestra 'El coloquio de los perros'.
'El poderío de la teóloga Cañizares' (2010), obra de Sofía Gandarias expuesta en la muestra 'El coloquio de los perros'.

Durante el discurso de aceptación de su Doctotado honoris causa por la Universidad de Castilla-La Mancha, en 2007, el escritor Carlos Fuentes habló de la bruja Camacha, personaje de El coloquio de los perros, última Novela ejemplar de Cervantes. Entre los asistentes al acto se encontraba su gran amiga la pintora Sofía Gandarias (Gernika, 1951-Madrid, 2016). Las referencias al personaje fascinaron a la artista hasta el punto de que ese mismo día quiso releer el texto de Cervantes y logró que el autor mexicano se lo enviara en un PDF. Ese fue el chispazo del que, ya en 2010, prendió una de sus series más memorables: 28 lienzos agrupados bajo el mismo título de la novela ejemplar cervantina, El coloquio de los perros, que desde hoy y hasta el 20 de junio se pueden ver en la sede madrileña del Instituto de México en España. La muestra viajará después a Guanajuato, dentro del festival con el que la ciudad mexicana homenajea el autor de El Quijote. La exposición incluye dos de los muchos retratos que la artista dedicó a los escritores cuya obra más le inspiraba: Carlos Fuentes y Octavio Paz.

La serie es un recorrido por los personajes de la novela en versión de la artista. Personajes medio perros-medio humanos se suceden con visiones de canes endemoniados o con imágenes de la Inquisición. La figuras aparecen en lienzos en los que predominan el negro y el marrón y sobre los que sobrevuela la estela de Goya, el Greco, Velázquez o Bacon; los pintores más queridos y admirados por Sofía Gandarías.

'Cipión (Cervantes)', de 2011.
'Cipión (Cervantes)', de 2011.

El escritor y académico Francisco Rico, autor del texto de presentación del catálogo de la exposición,  titulado Entre Cervantes y Goya, escribe que “hacían falta la intuición profunda, la mirada larga y la excepcional capacidad expresiva de Sofía Gandarias para acometer y lograr la primera gran versión plástica de El coloquio de los perros (…) Es el caso que tan inquietante retablo de episodios y personajes no había penetrado sino en una medida mínima en el dominio del arte”. Según el experto, "hasta que Sofía Gandarias ha puesto los ojos en él, la trayectoria gráfica del Coloquio apenas cuenta con una pieza de algún valor: los dos finos grabados del holandés Jacob Folkema incluidos primero en una traducción francesa (1713) de las Novelas y después en la edición del original publicada en El Haya, en 1739, al cuidado de Pedro Pineda, atrabiliario y a ratos estupendo profesional de la tipografía. Posteriormente, sólo alguna lámina suelta en tal o cual impresión ha venido a aumentar el parco catálogo visual del relato cervantino”.

Cuando murió Sofía Gandarías, a finales de enero de este año, la serie se exponía en el Museo Santa Clara de Sevilla. Su viudo, Enrique Barón, expresidente del Parlamento Europeo y presidente de la Fundación Yehudi Menuhin, recuerda que su esposa era una mujer metódica y tan amante de la Literatura que al comenzar los cuadros tenía en su cabeza el 400 aniversario cervantino, “a diferencia del gobierno español”, bromea. “Pensó que podía ser un buen homenaje para ser expuesto en aquellas ciudades en las que vivió Cervantes. Los mexicanos, en cambio, se entusiasmaron inmediatamente por este trabajo y de aquí lo llevarán a Guanajuato”.

Esta no es, sin embargo, la última entrega pictórica de la artista. El pasado año realizó lo que podría denominarse su obra póstuma, varias pinturas agrupadas bajo el título de El caballero de la mano en el pecho con retratos de personajes del mundo de la cultura como María Callas, Plácido Domingo, Greta Garbo, Steven Spielberg o Giorgio Armani.