Valls impone a Gregorio Marañón la medalla de la Legión de Honor

El primer ministro Valls destaca el compromiso político del condecorado y la síntesis que encarna de tradición y modernidad

Manuel Valls impote la condecoración a Gregorio Marañón y Bertrán de Lis.
Manuel Valls impote la condecoración a Gregorio Marañón y Bertrán de Lis. Eric Hadj

La República Francesa ha condecorado por tercera vez a Gregorio Marañón y Bertrán de Lis. Esta vez lo ha hecho en el palacete de Matignon, en París, y a través del primer ministro Manuel Valls, que ha destacado el compromiso político del condecorado y la síntesis que encarna de tradición y modernidad. Marañón se ha mostrado conmovido por recibir tan alta distinción y ha asegurado que su generación no se comprende sin la influencias cultural y política de Francia.

A la imposición de la condecoración ha asistido la nutrida familia de Gregorio Marañón y algunas de las personalidades que han estrechado aún más la amistad entre los dos países y también entre el propio Valls y Marañón, como el exembajador en España Jérôme Bonnafont, ahora responsable de África del Norte y Oriente Próximo, o Juan Luis Cebrián, presidente del grupo PRISA (editor de este periódico). Han estado presentes también el embajador español en París Ramón de Miguel y el embajador español en El Cairo Arturo Avello.

“Usted es un resumen, una síntesis. En usted reside la historia de España.”, ha dicho Valls, que ha estado acompañado de su esposa, la violinista Anne Gravoin. “Todas las tendencias, todas esas sensibilidades diferentes que conforman la riqueza de España coexisten en usted armoniosamente”… “Representa usted a la España abierta y tolerante”.

Para el primer ministro francés, la nobleza de Marañón no reside solo en su título de marqués. Ha destacado su compromiso político desde muy joven peleando desde la clandestinidad contra la dictadura “y a favor de los derechos individuales”, jugando un importante papel en los acontecimientos españoles del milagro español hacia la democracia que comenzó en 1975 y que, como el propio Valls ha comentado, conoce mejor Cebrián que él mismo. “Siente usted un amor incandescente por la democracia y la política en el sentido noble del término”, ha añadido.

Gregorio Marañón, nieto del médico y humanista, es abogado, escritor, académico de Bellas y Artes y presidente del Patronato del Teatro Real. Se ha mostrado conmovido por las palabras de Valls y por el hecho de que haya sido él mismo el que le ha impuesto la medalla. “Siento gran admiración por Valls”, ha dicho. “Es un ejemplo, una referencia en un momento en el que nuestro países y toda Europa necesitan de hombres de Estado”. En este sentido, Valls ha coincidido con él en expresar su preocupación por “la dislocación” que vive la Unión Europea y la necesidad del proyecto europeo de nutrirse de la amistad de Francia con España.

Los lazos establecidos desde ambos lados son los que le han valido a Gregorio Marañón la condecoración recibida. “Mis abuelos”, ha dicho, “me inculcaron desde muy joven el amor por Francia. Aquí encontraron los míos no solo el asilo, sino una segunda patria”. “Usted no es binacional, pero sí lo es su biblioteca” ha añadido Valls, que ha destacado también la colaboración que siempre ha prestado Marañón a la embajada francesa en España. El primer ministro ha terminado su intervención en español: “Querido Gregorio Marañón, en nombre de Francia, y desde el fondo de mi corazón, permítame decirle: ¡Muchas gracias!

Gregorio Marañon (Madrid, 1942) posee también la medalla de Commendatore dell’Ordine della Stella por sus aportaciones culturales al entendimiento mutuo de ese país con España, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes y la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS