Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cesión de la colección Thyssen se renueva por solo seis meses

La ampliación del préstamo no se ha realizado por los habituales 12 meses al estar el Gobierno en funciones

Dos personas, junto a 'Bajo las estrellas' y 'Noche estrellada', de Edvard Munch, en el Museo Thyssen.
Dos personas, junto a 'Bajo las estrellas' y 'Noche estrellada', de Edvard Munch, en el Museo Thyssen. Efe

La baronesa Carmen Thyssen y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte han renovado la cesión gratuita al Estado de la colección privada de Carmen Thyssen para su exhibición en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid por seis meses más en lugar de los 12por los que se suscribía el convenio habitualmente.

Así lo confirmaron ayer fuentes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que han recordado que el Gobierno se encuentra en funciones y, por lo tanto, no se pueden modificar los acuerdos ya existentes, como el de los términos de la cesión de la colección privada de la baronesa.

El Patronato del Museo Thyssen será informado hoy de esta prórroga de la cesión gratuita al Estado de la colección, compuesta por 460 obras, de las que 240 se exhiben en el museo junto a la del barón Thyssen. Desde febrero de 2011 se prorrogaba anualmente la cesión gratuita de esta colección, después de que finalizara el período de doce años fijado inicialmente para que la colección privada de Carmen Thyssen pudieran permanecer en el museo madrileño. La baronesa rechazó a finales de 2010 una oferta del Ministerio de Cultura, dirigido entonces por Ángeles González-Sinde, para alquilar su colección durante dos años por una cantidad fijada con base en el cálculo que se estableció para el alquiler de la colección del barón Thyssen antes de que fuera comprada por el Estado en 1993.

Búsqueda de liquidez

En julio de 2012, y ante su necesidad de “conseguir liquidez”, Carmen Thyssen vendió en una subasta celebrada en Londres La esclusa, de John Constable, una de las joyas de su colección privada, por 27,89 millones de euros. Según los términos del acuerdo de préstamo, la baronesa tiene derecho a vender un 10% del valor total de la colección, fijado en 800 millones de euros, y la venta del constable supuso menos del 5%.

El origen de la colección de la baronesa se sitúa a mediados de los años ochenta y su núcleo principal es la pintura holandesa del siglo XVII, el vedutismo del siglo XVIII, el paisajismo naturalista del XIX, tanto francés como norteamericano, el impresionismo, el posimpresionismo y las primeras vanguardias del siglo XX, con especial énfasis en el expresionismo alemán.