Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Real se abre a la magia de las bandas sonoras de John Williams

Lucas Vidal dirigirá un homenaje al compositor de melodías como 'Star Wars' o 'E. T.' el día de Navidad

Lucas Vidal (centro) dirige a la Barbieri Symphony Orchestra en un ensayo en el Teatro Real. Ampliar foto
Lucas Vidal (centro) dirige a la Barbieri Symphony Orchestra en un ensayo en el Teatro Real. Getty Images

Hay 14 años en los que John Williams no fue nominado al Oscar. La cuenta sale más fácil al revés, ya que en el último medio siglo el compositor ha aspirado a la estatuilla casi siempre. Tanto que suma 49 candidaturas y cinco victorias. Aunque hay otro método para comprobar la huella de Williams: los tarareos de sus creaciones, de La guerra de las galaxias a Parque jurásico, de E. T. a Indiana Jones. Todas ellas, y muchas más, sonarán en un concierto de homenaje que Lucas Vidal dirigirá el 25 de diciembre en el Teatro Real.

“Es un genio; hace melodías que no pasan de moda y trabaja con directores muy buenos. El resultado son obras de arte”, se rinde Vidal. A sus 83 años, el compositor vuelve (tras una larga baja y con un marcapasos) a los oídos del mundo gracias a Star Wars: El despertar de la Fuerza, séptima entrega de una saga que no se entiende sin él. Sin el triunfo de notas abrumadoras que abren cada episodio. Sin la marcha que hace temer por cada avance del Imperio o el dolor sinfónico de Luke, atrapado en el planeta Tatooine.

La banda sonora de La guerra de las galaxias está considerada la mejor de la historia por el American Film Institute. “La música está compuesta como si los acontecimientos de la película ya hubieran pasado, como si fuera la historia clásica de una leyenda. Es completamente nuevo, pero suena hecho para una historia que ya hemos oído”, afirmaba a este diario Mike Matessino, historiador de cine y productor de ediciones de lujo de bandas sonoras.

Ya componga sobre Superman, un duelo de sables láser o el Holocausto, Williams sigue fiel a su artesanía. La respetó incluso para su última creación, en un mundo donde, según Vidal —creador de la música para filmes como Nadie quiere la noche, nominada al Goya—, la electrónica cuenta cada vez más. No para Williams, que compone con papel y lápiz y nunca renuncia a las emociones que transmite de una gran orquesta. En el Real, la Barbieri Symphony Orchestra buscará estar a la altura del maestro.

Vidal vive el reto con entusiasmo. El mismo con el que habla de su pieza favorita de Williams: E.T. y su pedaleo por el cielo: “Era tan difícil de grabar con una orquesta que Spielberg apagó el proyector y le dijo a Williams: ‘Hazlo lo más bonito que puedas, y luego reeditamos la película”. Lo logró. Quizás le bastó con seguir el consejo de E.T.: “Seee bueeeno”.

Más información