Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las claves de ‘El despertar de la Fuerza’

Once pistas sobre la nueva entrega de ‘Star Wars’, que llega a los cines el viernes, sin desvelar ningún ‘spoiler’

Star Wars 7: El despertar de la Fuerza
El 'Halcón Milenario', en un fotograma de 'Star Wars. El despertar de la Fuerza'.

La espera ha finalizado. El viernes llega a las salas de todo el mundo El despertar de la Fuerza, y por tanto el viejo sueño de George Lucas de las tres trilogías –una por generación- se completa. Eso sí, sin Lucas. En España se proyectará en 1.300 pantallas (de las poco más de 3.000 que hay) y ya se han vendido anticipadamente 300.000 entradas. El taquillazo es inevitable. Abordamos algunas de las claves de la nueva Star Wars.

Experimentos, con gaseosa. Cuando Lucas decidió retomar la saga, al primero que llamó fue a Lawrence Kasdan. En un principio solo como asesor de guion, pero tras la compra de Lucasfilm por parte de Disney y la lentitud con que Michael Arndt entregaba su material, Kasdan acabó convertido en guionista principal. Junto a J. J. Abrams, el director, ha desarrollado una historia muy pegada a en su esquema a La guerra de las galaxias, empezando por un planeta desértico, alguien que pasa una información en un pequeño robot hasta… El concepto sobre el que pivota la acción es el mismo que movió la trilogía inicial: la esperanza.

Huyamos de las precuelas. Efectos digitales, tono… El mismo Abrams lo dice en la revista Time: “No eran realmente muy buenas”, así que poco queda del último Lucas, aquel que se banalizó con la trilogía en la que arranca este dramón familiar. Vuelta a las marionetas, a la acción física.

Han Solo. Kasdan siempre dijo que este era su personaje favorito. Más aún, en este nuevo relanzamiento del universo Star Wars, el guionista solo ha querido hacerse cargo de este libreto y el del spin off sobre el mítico contrabandista. Es el mejor personaje de El despertar de la Fuerza y a Harrison Ford se le ve disfrutar como un niño en cada plano.

Los nuevos. Para no desvelar mucho, diremos que en realidad los nuevos personajes que encarnan Adam Driver, Oscar Isaac, Daisy Ridley y John Boyega son en realidad variaciones de lo representado por Han Solo, la princesa Leia, Lucas Skywalker y Darth Vader. Pero no exactamente –acierto del guion- y cada uno tiene alguna característica de varios de la generación precedente. Ahora bien, uno no sale tanto como parecería, otros dos van a ser muy discutidos… y a Ridley le han regalado un bombón que sabe aprovechar.

Drama familiar. Star Wars es lo que es: un dramote familiar. Olvidémonos de la Fuerza, de referencias religiosas, incluso de cualquier profundidad filosófica. Hasta de la lucha por el poder. Star wars es un Dallas al uso, con tres generaciones familiares enfrentándose y reconciliándose. Y esta idea es fundamental para entender El despertar de la Fuerza. Por cierto, en el último plano, ¿no falta una palabra?

Olvídate de los tráileres. Tantos meses analizando los tráileres, que si lloran por esto, que si puede que aquello, y al minuto diez uno se percata de la banalidad de todas las teorías. En realidad solo han servido como presentación visual, pero no de la trama.

El 3D. Fluido, sobrio, sin grandes aspavientos, excepto en el plano de un gran destructor. Y para nada oscurece las imágenes como ocurría, por ejemplo, con Alicia en el País de las Maravillas, de Tim Burton. En una palabra, impecable.

La banda sonora. John Williams ya ha cumplido 83 años y la salud no le está respetando. Puede que El despertar de la Fuerza sea su última banda sonora completa, pero ¡qué partitura! Entra en su grupo de obras maestras. Y además es larga, casi no hay secuencia sin melodía de fondo.

Los tiempos han cambiado. Y no se puede hacer películas ancladas en el anticuado estereotipo “Hombre blanco salva a la Humanidad”. Star Wars apostó por personajes femeninos a priori fuertes a los que luego convertía en meras “esposas de” (Leia, la reina Amidala), y el negro era el color del mal, por mucho que apareciera Samuel L. Jackson o nos gustara Lando Calrrisian. Los tiempos han cambiado y las taquillas también: los nuevos capos de Lucasfilm lo saben y hay personajes de distintos géneros y etnias en el lado de los buenos y de los malos. Solo falta algo latino. Ha habido dos actores latinos en la saga (Jimmy Smit y Oscar Isaac), pero ningún personaje calificable de latino. Llegará con el tiempo.

A los fans, sí pero no. El despertar de la Fuerza está llena de guiños para fans, de personajes secundarios (¡sale Nien Nunb!) que vuelven, de nostalgia a secuencias míticas –apoteósico el homenaje a la cantina de Mos Eisley-. Sin embargo, no avasalla, no es el epicentro de la trama. Se disfrutan pero no atosigan. Y si el espectador no los reconoce, no pasa nada.

¿Dónde está Luke? Viendo los traíleres, los aficionados empezaron a preguntarse: ¿dónde está Luje Skywalker? A Mark Hamill se le veía en la famosa primera fotografía de la lectura del guion. Sin embargo no hay –aparentemente- ninguna imagen suya en esos adelantos. La respuesta está en la película, porque si de algo va El despertar de la Fuerza es de dónde está Luke.

Más información