Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Star Wars’: la historia hasta ahora (I)

Un resumen de lo ocurrido en la primera trilogía de 'La guerra de las galaxias'

Un fotograma de 'La amenaza fantasma'. Ampliar foto
Un fotograma de 'La amenaza fantasma'.

Cada película dura al menos 140 minutos. Y son seis. Así que para ponerse al día con La guerra de las galaxias y llegar preparados al estreno del séptimo filme hacen falta más de 14 horas frente a la pantalla. Todo un placer, dirían los aficionados. Pero a falta de tiempo (y/o de ganas), les ofrecemos una alternativa. Aquí va una síntesis extrema de las seis películas de Star Wars estrenadas hasta la fecha.

Episodio I. La amenaza fantasma

Una disputa sobre impuestos acaba con siglos de paz en la República galáctica. Uno de los miembros, la Federación del Comercio, empieza un bloqueo contra el planeta Naboo. Dos jedis (guerreros con sable láser y fe en la Fuerza, que cuidan la paz y la justicia), Qui-Gon Jinn y su aprendiz Obi-Wan Kenobi, son enviados por el Senado a negociar con el virrey de la Federación. Sin embargo, este, de acuerdo con el misterioso Darth Sidious, intenta eliminarlos. Los jedis huyen hasta Naboo, donde encuentran a Jar Jar Binks y los demás gungans, extrañas criaturas. Los dos guerreros rescatan a Amidala, la reina de Naboo, y escapan rumbo a Coruscant, sede del Senado. Un ataque de la Federación los obliga a aterrizar en Tatooine.

Aquí, Qui-Gon encuentra a Anakin Skywalker, un niño esclavo que le deja impresionado: tal vez sea el elegido que, según la profecía, traerá el equilibrio a la Fuerza. Anakin se une los jedis y Amidala, con la que surge un cariño especial; antes se despide de su madre aunque promete volver a verla. Antes de despegar, Qui-Gon es atacado por Darth Maul, aprendiz de Sidious y guerrero sith, versión oscura de los jedis supuestamente desaparecida hacía milenios. El jedi logra huir.

Una vez en Coruscant Qui-Gon relata al Consejo de los jedis la aparición de un sith y pide entrenar a Anakin. Los jedis, sobre todo el más respetado, Yoda, se muestran escépticos: el niño muestra emociones intensas. Mientras, Amidala propone a su aliado, el senador Palpatine, como Canciller Supremo de la República, con plenos poderes para resolver la crisis Federación-Naboo. Además, la reina vuelve a Naboo y, con la ayuda de los gungans y los jedis, logra detener al virrey. Sin embargo, en un duelo, Darth Maul mata a Quin-Gon. Obi-Wan le venga, y le jura adiestrar a Anakin por él. El filme se cierra con una gran fiesta en Naboo, a la vez que Palpatine gana su votación. Queda una pregunta: ¿quién será el malvado Sidious?

Episodio II. El ataque de los clones

10 años después, el conflicto ha empeorado. Y a la República le ha salido un frente separatista, liderado por el Conde Dooku. Amidala, ahora senadora, regresa a Coruscant para votar sobre la creación de un Ejército de la República, que afronte los separatistas. La senadora sufre varios intentos frustrados de asesinato. Anakin, que ahora es un jedi poderoso pero arrogante, es asignado a su protección. Ambos se desvelan su mutuo amor, aunque pactan reprimirlo. Mientras, Obi-Wan investiga quién quiere matar a Amidala y llega hasta el planeta Komino, en busca de un cazarrecompensas. Allí descubre que hace años un maestro jedi -asesinado entre tanto- encargó la creación de un ejército de clones. El ADN base es justo el del cazarrecompensas: Jango Fett. Obi-Wan acaba persiguiéndole hasta el planeta de Geonosis, donde se reúnen Dooku y los separatistas.

Anakin, mientras, vuelve a Tatooine con Amidala a buscar a su madre. Su nuevo marido y el hijo de este (Owen Lars) le cuentan que ha sido secuestrada. El jedi la rescata, pero la madre muere entre sus brazos: Anakin deja fluir la ira y masacra a los secuestradores. Luego, se dirige a Geonosis para ayudar a Obi-Wan. Sin embargo, ambos (y Amidala) acaban prisioneros. Varios jedis llegan para salvarles y afrontan el ejército separatista, que les supera en número. Pero Yoda aparece con los refuerzos decisivos: el ejército de clones.

En la batalla muere Jango Fett, ante su hijo Boba. Obi-Wan y Anakin se enfrentan al Conde Dooku, que los derrota y corta una mano a Anakin. Yoda se une a la pelea y obliga a Dooku a huir. Finalmente, Anakin y Amidala se casan en secreto en Naboo.

Episodio III. La venganza de los Sith

La guerra de los clones ha estallado. Dooku y los separatistas han secuestrado al Canciller Palpatine. Obi-Wan y Anakin acuden a liberarle, y afrontan de nuevo a Dooku. Anakin, ante la insistencia de Palpatine, lo decapita.

La relación entre Anakin y Palpatine se estrecha, a la vez que el joven se pelea con el Consejo jedi. Amidala le cuenta a Anakin que está embarazada y este empieza a soñar con su muerte durante el parto. El joven se siente perdido y Palpatine le desvela que solo el lado oscuro de la Fuerza podrá salvar a Amidala. ¿Cómo lo sabe? El Canciller resulta ser el líder sith Darth Sidious, al que los jedis andan buscando sin saber que se halla justo al frente de la República. Sidious anima Anakin a unirse a él. El joven se resiste pero, cuando el maestro jedi Windu está a punto de acabar con el sith, le salva.

Anakin se entrega a Sidious, que le bautiza como Darth Vader. El líder sith lanza a su nuevo aprendiz y al ejército de clones a asesinar a todos los jedis. Solo se salvan Yoda y Obi-Wan, ayudados por el senador Organa. Palpatine/Sidious en su piel de Canciller denuncia un complot jedi ante el Senado y logra aprobar una moción para salvar la República convirtiéndola en Imperio. "Así muere la libertad. Con un estruendoso aplauso", comenta Amidala. Obi-Wan le desvela a Amidala los delitos de Anakin y juntos le buscan en el remoto planeta Mustafar. Mientras, Yoda se enfrenta a Sidious: no consigue derrotarle y huye. El encuentro entre Amidala y Anakin es dramático: ella ya no le reconoce, él reacciona intentando asfixiarla.

Obi-Wan interviene, afronta Darth Vader en duelo y finalmente le deja agonizando. Sidious le rescata y le construye una armadura que le permita sobrevivir. A la vez, Amidala muere durante el parto dando a luz a dos niños: Leia y Luke. Yoda decide esconderles y separarles, tras lo que se autoexilia. Leia es entregada al senador Organa. Y Obi-Wan lleva a Luke a Tatooine, donde lo deja a Owen Lars y promete velar por él. En la última secuencia, Sidious y Vader observan la construcción de su futura base: la Estrella de la Muerte.

Más información