Hemingway contra el ISIS

Las ventas de 'París era una fiesta', obra biográfica del escritor estadounidense, se disparan tras los atentados en Francia

Edición francesa de 'Par´si era una fiesta', de Hemingway.
Edición francesa de 'Par´si era una fiesta', de Hemingway.PATRICK KOVARIK

Frente a los cristales agujereados por los Kaláshnikov, los parisienses han depositado estos días cientos de flores, velas y mensajes en memoria de los caídos. Pero, en esos bares asaltados por los terroristas, también han colocado un libro escrito en un tiempo ya lejano, cuando todavía era la ciudad bohemia y jovial en la que ahora se esfuerza en volver a convertirse. París era una fiesta,el libro biográfico de Ernest Hemingway sobre los círculos intelectuales que frecuentó en los años veinte, se ha convertido en inesperado superventas en Francia.

Solo entre el martes y el viernes, la editorial Folio distribuyó cerca de 12.000 nuevas copias a librerías de todo el territorio francés. La editorial acaba de encargar una reimpresión de 20.000 ejemplares para satisfacer una demanda que no disminuye. “El miércoles tenían que ser solo 10.000, pero al final tuvimos que duplicar el número. Desde principios de semana, el interés no ha dejado de aumentar”, confirma David Ducreux, de la editorial Folio. Durante todo el año pasado se vendieron solo 8.000 volúmenes. “El libro habla de cosas distintas de las que estamos viviendo, pero describe un París intelectual lleno de terrazas, donde la gente se encontraba para beber cafés y copas de vino. Su espíritu corresponde a lo que les apetece reivindicar ahora a los parisienses, ese espíritu eterno. Su título emblemático sirve para decir que París siempre será una fiesta”, añade Ducreux.

En el libro, el escritor recuerda los días de juventud de Hemingway y su primera esposa en esta ciudad en la que vivieron siendo “muy pobres y muy felices”. Luego afirmó que le acompañaría durante el resto de su vida, como a todos los que hayan vivido en ella siendo jóvenes. “París es una fiesta que nos sigue”, reza una de las frases más célebres del libro, que le da su título en inglés (A moveable feast). En él, el autor pasa revista a los expatriados que dominaban la vida cultural en la ciudad, como, F. Scott Fitzgerald, Ezra Pound, James Joyce o Gertrude Stein.

Un vídeo viral donde Danielle Mérian, una carismática septuagenaria entrevistada por un canal televisivo, aconsejaba leer el libro de Hemingway para reivindicar ese espíritu parisiense ha hecho aumentar todavía más su popularidad. En enero, tras el atentado contra Charlie Hebdo y el supermercado judío en París, otro libro protagonizó un fenómeno similar: el Tratado de la tolerancia de Voltaire. Desde principios de este año, se habrían vendido más de 165.000 ejemplares, en comparación con los solo 6.800 de 2014.

“En realidad, el éxito de París era una fiesta es muy distinto al del libro de Voltaire”, sostiene el escritor y crítico literario Pierre Assouline, miembro del jurado que concede el premio Goncourt. “Entonces era el contenido del libro el que cobraba sentido para denunciar la masacre. Esta vez es el título el que ha sido adoptado como un eslogan, y no su contenido, que poca gente recuerda hoy. Pero, en ambos casos, nos recuerda que Francia es una nación literaria, donde los libros sirven siempre de símbolos”, concluye.

Al hojear el libro, la mayoría de pasajes parece remitir, en efecto, a un tiempo pretérito y no necesariamente conectado con la actualidad. Con algunas excepciones, que irrumpen en la lectura dándole un eco inesperado. “Cuando las lluvias persistían y mataban la primavera, era como si una persona joven muriera sin razón”, escribe Hemingway. “En aquellos días, de todos modos, al fin volvía siempre la primavera, pero era aterrador que por poco nos fallara”. Y algo más allá: “París nunca volvería a ser igual, aunque seguía siendo París. Tú cambiabas a medida que ella cambiaba”. Los parisienses que busquen consuelo en su lectura quedarán más que satisfechos.

Sobre la firma

Álex Vicente

Es periodista cultural. Forma parte del equipo de Babelia desde 2020.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS