CRÍTICA | BOXING FOR FREEDOM
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Entre la gloria y la disidencia

La protagonista del documental es una fuerza activa y desafiante en un entorno que amordaza y aprisiona a la condición femenina

La protagonista de 'Boxing for Freedom', en un fotograma de la película.
La protagonista de 'Boxing for Freedom', en un fotograma de la película.

En una sociedad totalitaria o condicionada por los avances del integrismo oscurantista, todo lo que se registra en una cámara puede ser un acto político, un gesto de insumisión. En Boxing for Freedom, los documentalistas Silvia Venegas y Juan Antonio Moreno Amador facilitan una cámara de vídeo doméstico a la protagonista de su trabajo, para que registre su vida cotidiana: ella es Sadaf Rahimi, el mayor talento del boxeo femenino en Afganistán o, lo que es lo mismo, una fuerza activa y desafiante en un entorno que amordaza y aprisiona a la condición femenina. Rahimi podría ser un orgullo nacional, pero es una disidencia. Inevitablemente, la primera conversación registrada por esa cámara prestada gira en torno a lo que es conveniente registrar o no, a las estrategias que habrá que adoptar para grabar sin correr peligro. Las palabras de Sadaf Rahimi y sus hermanas también se montan sobre tomas del estadio olímpico de Kabul, que fue infame escenario de ejecuciones públicas por parte de los talibanes de algunas luchadoras por los derechos de la mujer.

BOXING FOR FREEDOM

Dirección: Silvia Venegas y Juan Antonio Moreno Amador.

Género: Documental. España-Afganistán, 2015,

Duración: 74 minutos.

Son esas grabaciones domésticas de la propia boxeadora las que elevan el conjunto de un documental que, alrededor de ese material, tiende a abusar del testimonio con busto parlante y de la bienintencionada reiteración de un discurso que queda suficientemente claro en los primeros minutos del metraje. Hay, eso sí, detalles significativos: la omisión del rostro de la madre –imagen sintomática del miedo que rige en la realidad afgana- y el evidente aire de turbio comisario político que tiene el segundo entrenador de la protagonista, convocado tras un supuesto intento de fuga.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS