Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La voz de la revolución mexicana resuena en ‘El murmullo de las abejas’

La escritora regiomontana Sofía Segovia presenta su segunda novela en España

Sofía Segovia Ampliar foto
La escritora mexicana Sofía Segovia este lunes en Madrid.

El murmullo de las abejas, la novela más reciente de la escritora mexicana Sofía Segovia (Monterrey, 1965), narra la revolución mexicana mediante la historia de un niño desfigurado y cubierto por un manto de abejas que adopta una familia de propietarios de tierras en el noreste del país. Los insectos de Segovia recuerdan levemente los que Gabriel García Márquez entregó a Mauricio Babilonia, el personaje de Cien años de soledad (1967) que cargaba con una nube de mariposas amarillas. “Gabo es intocable. Me siento honrada de que me relacionen con su obra, aunque no lo haya buscado de manera consciente”, explicó la autora este lunes en Madrid, ante la pregunta por la influencia del nobel en su libro.

“En esa guerra los ejércitos eran uno, solo que le salían piezas sin fin como una muñeca rusa de madera en forma de pino de boliche”, escribe Segovia, en una descripción de la revolución (1910) que sería válida para la guerra contra el narco y la proliferación de carteles de la droga. “Nunca habíamos sentido miedo en Monterrey. La violencia de estos años vino a sacudirnos del olvido: las antiguas generaciones padecieron la guerra de hace un siglo, pero ya no lo recordábamos”, cuenta la autora en conversación con EL PAÍS. El reciente descenso de la violencia en el Estado mexicano de Nuevo León es, para la autora, una situación artificial que no augura la desaparición del fenómeno en el futuro inmediato.

El campesino Anselmo Espiricueta encarna a la antagonista implícita de la historia, la reforma agraria. Segovia afirma que buscó ser justa con su criatura. Espiricueta es un agricultor expulsado de su tierra que desagradece la ayuda de la misma familia que adopta a Simonopio, el niño de las abejas. “Tiene razones para ser malo, lo desterraron, y busco expresar eso. Pero su forma de ser representa los desafueros de una reforma que abusó de los propietarios honestos”, señala la escritora.

Las abejas polinizan cerca del 35% de los principales cultivos de alimentos en el mundo, según la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO). Los naranjales de Linares, el municipio citrícola donde transcurre la narración, necesitan del trabajo discreto de las abejas para mantener el equilibrio ambiental y, por extensión, la estabilidad de una sociedad que se fractura en medio de la revolución. La intervención de estos insectos representa de forma derivada más de 260000 millones de euros de comercio internacional. Y México, que es el quinto productor mundial de naranjas y el tercero de limones, se lo debe en buena medida a la polinización de las abejas, de las mismas que cubrieron a Simonopio y que hasta hoy permiten escuchar el murmullo de las voces olvidadas en la historia del país.