Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Felices 140’, ‘Loreak’ y ‘Magical girl’, las preseleccionadas a los Oscar

La elegida será anunciada por la Academia del Cine el martes 29 de septiembre

Felices 140, de Gracia Querejeta, Loreak, de Jon Garaño y Jose Maria Goenaga, y Magical girl, de Carlos Vermut, ha sido el trío elegido por los académicos del cine español para representar a España al Oscar a mejor película de habla no inglesa. Las tres han sido seleccionadas entre 54 largos estrenados entre el 1 de octubre de 2014 y el 30 de septiembre de 2015. La lectura la han realizado esta mañana Adriana Ugarte y Jesús Castro. La finalista será anunciada por la Academia el 29 de septiembre, y si tiene suerte, y pasa las cribas de la Academia de Hollywood, llegará a la 88ª edición de los premios Oscar, que se entregarán el próximo 28 de febrero.

El año pasado las preseleccionadas fueron El Niño, de Daniel Monzón, 10.000 km, de Carlos Marqués-Marcet, y Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba. Finalmente la elegida fue Vivir es fácil con los ojos cerrados.

Loreak fue la primera película íntegramente en euskera en concursar en la sección Oficial del festival de San Sebastián. Sus directores, Jon Garaño (San Sebastián, 1974) y Jose Mari Goenaga (Ordizia, Gipuzkoa, 1976), apuntaban en su estreno: “Creemos que las historias deben mantener el idioma de sus protagonistas”, algo que no pudieron respetar en su anterior película, 80 egunean (2010): la querían rodar bilingüe. “Igual que es nuestra realidad, en la que se mezclan dos idiomas, pero perdíamos así ayudas y acabó siendo en euskera. Fue traumático y perdimos una idea que nos parece interesante explorar”. En Loreak —dos historias cruzadas de tres mujeres cuyas vidas se ven tormentosamente alteradas por unos ramos de flores— los protagonistas trabajan solos, encerrados en cabinas de grúas o de peaje de autopistas, en casetas de obra. “Las mujeres ya no son fértiles o no quieren tener hijos, la sequedad aparece de fondo, es una película sobre la incomunicación y la soledad”. Justo en la cultura más conocida por sus comidas multitudinarias y sus cuadrillas de amigos: la vasca. “Hemos huido de ello. Los personajes solo se comunican con las flores; y ellas transmiten desde la ilusión a la amenaza o el desconcierto”, apuntaron en su estreno en otoño.

Carlos Vermut , director de Magical girl, se encuentra ahora en Tokio rematando el guion de su tercer largo. Este dibujante de cómics, que en realidad se llama Carlos López del Rey, triunfó en el festival Notodofilmfest en 2009 con su corto Maquetas. El gusanillo del cine empezó a carcomerle y rodó Diamond flash, que se exhibió por Internet. Su segundo largo, Magical girl, una historia de venganzas, con toques de cine japonés y de Buñuel, arrasó en el pasado Festival de San Sebastián, antes de proporcionarle a Bárbara Lennie el Goya a la mejor actriz. En Francia la película está aún en cartel con bastante éxito: en sus primeros cinco días recaudó la mitad de lo que había ganado en toda su carrera en España. Ahora remata el libreto de la tercera: “Cada película ha nacido de una necesidad. Hace tres años me preocupaba una relación con una persona, y surgió Magical girl. Ahora estoy a tope con la ciencia y las sociedades movidas por las pasiones. Como el Estado Islámico o la actualidad política española: no funcionamos racionalmente, siempre disculpamos a los nuestros. Pero para mi película nueva me estoy centrando en la imagen pública: cómo te ve la gente no tiene que ver con cómo eres. Y además es imposible luchar contra ello: no lo intentes ni en las redes sociales que son un arma de doble filo”.

Felices 140, de Gracia Querejeta, actual vicepresidenta de la Academia, es el nuevo drama cocinado por la pareja Querejeta-Maribel Verdú, su tercer largo en común. Según su autora, Felices 140 es mi película más amarga”. Al personaje de Maribel Verdú le toca el euromillón. Y para anunciárselo a sus amigos y familia, financia una gran fiesta en su 40º cumpleaños, un fin de semana de celebración montado con la secreta intención de recuperar a su exnovio, que aparece con una pareja mucho más joven. Una tragedia y la sempiterna bronca que suele acarrear el dinero destrozan el dichoso reencuentro. “No creo que la traición sea parte inexorable de la vida”, explicaba la directora en su estreno. “Nosotros [el coguionista Santos Mercero y ella] queríamos explorar los límites de la amistad. Y para eso necesitábamos meter dinero y traición: hasta dónde traicionarías a un amigo en pos de la promesa de un futuro mejor otorgada por un montón de euros”. Querejeta ya sabe de qué va el asunto: hace dos años fue la encargada de representar a la Academia con 15 años y un día. Ha sido la única directora presente en la Academia y allí ha dicho: "El cine de autor puede ser candidato a los Oscar", aunque la suya, asegura, es un poco distinta: "Es un trío curioso".


Más información