Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ara Malikian abre el festival Frigiliana 3 Culturas

Manu Chao pondrá el punto final el domingo con su único concierto este año en España

El violinista Ara Malikian.
El violinista Ara Malikian.

Este jueves arranca la décima edición del Festival Frigiliana 3 Culturas, y la organización ha decidido echar la casa por la ventana. La única actuación este año en España del músico y cantante hispano galo Manu Chao, tendrá lugar, precisamente, el domingo en este festival y servirá para echar el cierre.

La bella localidad de la Axarquía malagueña, a escasos kilómetros de las playas de Nerja, ha cambiado por completo su fisionomía desde esta misma mañana. Sus empinadas, intrincadas y estrechas calles se han llenado de puestos callejeros en una suerte de mercado variopinto que intenta simular la estética imaginada de una Edad Media feliz donde los musulmanes, los cristianos y los judíos convivían de forma pacífica. De sus paredes blanqueadas de nuevo estos días atrás, cuelgan estandartes, banderines y adornos que contribuyen a añadir color a los frondosos geranios que aún a finales de agosto siguen cuajados de flores.

Ya es una tradición, los habitantes de Frigiliana se han acostumbrado a que el último fin de semana de agosto desde 2006 sus calles se llenen de gente y la música suene por todos los lados, bien sea por los altavoces camuflados entre los banderines, o por los animados grupos de pasacalles, teatro y fanfarrias que recorren sus calles. Apenas descansan, son días de bullicio salvo a las horas de la terrible y calurosa siesta, en las que parece que el mundo se para.

Y es que la música, a través de cuatro espacios distintos, es el atractivo principal de este encuentro con las culturas derivadas de las tres religiones reveladas y monoteístas, pero no el único. La actuación de Manu Chao, única de pago (15 euros) y única en el Campo de Fútbol, parece lo más destacado, pero solo por la fama del músico, pues el resto del cartel deja sin aliento a cualquier aficionado a la música que se basa en las raíces populares de los pueblos que han ido cruzando a lo largo de los siglos la península ibérica.

Durante los días de festival se celebrará un ciclo de cine
de carácter social y cultural

Esta noche misma, en la Plaza de las Tres Culturas, desde donde su escenario se divisa todo el pueblo iluminado de noche, es el violinista de origen libanés y armenio Ara Malikian el que va romper el hielo. Su concierto girará en torno a su disco 15, editado hace un año cuando se cumplían tres lustros de residencia en España. Ese mismo escenario se rendirá el viernes a las sonoridades del Mediterráneo, primero con el trío del flautista y saxofonista Javier Paxariño, y luego con esa armoniosa conjunción que han logrado este último año Carmen París con el grupo Zoobazar, liderado por el guitarrista y laudista hispano alemán Amir John Haddad. Y el sábado, esa plaza disfrutará de esa lujuriosa fusión entre la música klezmer, de los judíos del este de Europa, con la de los gitanos balcánicos que hace suya la agrupación multicultural Barcelona Gipsy Klezmer Orchestra.

En otra plaza más pequeña, la de Andalucía, actúa mañana el dúo maño Vegetal Jam, uno de los principales valedores del bal folk hispano, y el sábado Ebony Quintet, que con sus clarinetes y percusión se atreven a arrimarse al jazz, al ragtime, la música clásica, la árabe o la contemporánea, intercalando una bailarina de danza del vientre. El cuarto escenario es el del patio de la Casa del Apero, mucho más recogido e intimista. Por él desfilará mañana John Amir antes de sumarse a Zoobazar, y el sábado la sudanesa Rasha, una actuación pendiente desde el año pasado que se suspendió a última hora.

Entre medias hay un pequeño ciclo de cine de carácter social y cultural. Mañana, Iberia, de Carlos Saura, sobre el baile flamenco, con Sara Baras de protagonista; el sábado dos cortos El viaje de Said, de Coke Riobóo, y La alfombra roja, de Manu Fernández y Iosu López, hablan de dos puntos de vista de la infancia más desfavorecida, y el documental todavía sin terminar Soukenia, de Laura Sipán, sobre la activista saharaui de igual nombre. Y el domingo Polígono Sur, de la francesa Domienique Abel, que se adentra en la barriada del las Mil Viviendas sevillana en busca de los orígenes del nuevo flamenco.

La organización estima en 40.000 personas el flujo de gente que durante estos cuatro días se acerque en un momento u otro al festival.

Más información