Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boicoteo por la actuación del judío Matisyahu en el Festival Rototom

La dirección supedita el concierto del rapero a un posicionamiento claro y público sobre el conflicto palestino-israelí tras defender antes su participación

Boicot por la actuación del judío Matisyahu en el Festival Rototom Ampliar foto
El cantante Matisyahu, en una actuación el pasado octubre en Seattle. Getty Images

El festival de reggae y cultura alternativa Rototom Sunsplash, que arranca este sábado en Benicàssim, comienza con polémica. Hasta cinco participantes han confirmado su baja del cartel a raíz de una campaña iniciada por la organización Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS). El motivo de controversia es la actuación del cantante judío estadounidense Matisyahu (de nombre Matthew Paul Miller) programada para el día 22 en el escenario principal. Los impulsores del boicot le califican de sionista. El festival apela a su ideario de "diálogo y entendimiento mutuo" para mantener la actuación, al considerar que su apoyo a Israel "no significa respaldar su política de agresión contra el pueblo palestino".

La mecha se encendió hace unos días por un comunicado vía redes sociales del colectivo BDS: "Nos extraña que este año actúe Matisyahu y se proyecte (el documental) Congo Beat the Drum. Matisyahu ha participado en festivales prosionistas y ha afirmado que "Palestina no existe". El documental "se ha beneficiado de la publicidad del Estado sionista", dicen desde la organización BDS, que señala la "larga tradición de compromiso con la cultura de paz y de derechos humanos" del Rototom, que ha traído a premios Nobel de la Paz y a activistas como la saharaui Aminatou Haidar (que participa este año en el foro social). BDS ha instado al boicot animando a los participantes a anular su participación, a no comprar la entrada de ese día o a mostrar el rechazo a esta actuación.

Al llamamiento se han sumado hasta ahora cinco participantes. La organización Pallasos en Rebeldía, María Carrión, directora del Festival Internacional de Cine del Sáhara (FiSahara), el activista saharaui Hassanna Aalia y el productor audiovisual Fernando García, todos ellos ponentes del Foro Social, han cancelado su participación. También el rapero saharaui Yslem Hijo del Desierto. Otros, como el grupo valenciano La Gossa Sorda (colaboradores del movimiento BDS, como otros de los que se han sumado al boicot) han pedido públicamente la retirada de Matisyahu del cartel al considerar que, si bien no consideran ofensivas las letras, su participación en abril en el festival "sionista" de Nueva Orleans "traspasa todas las líneas de lo tolerable" por "poner su arte al servicio del genocidio del pueblo palestino".

El Rototom Sunsplash ha decidido mantener esta actuación y ha emitido un comunicado, también vía redes sociales, en el que explican que "nunca" han invitado a personas que difunden mensajes de "intolerancia, odio o violencia". El mismo criterio, dicen, que han utilizado en este caso. "Cuando comenzó esta controversia nos pusimos en contacto con Matisyahu para conocer su posición respecto al conflicto entre Israel y Palestina, y también respecto al sionismo. Su respuesta ha sido clara, considerando que él nunca ha sido un artista político y que, por lo tanto, no lleva sus puntos de vista a sus canciones o a su espectáculo", dice el comunicado, que incluye citas del cantante en las que afirma que tiene canciones que son "un grito por la paz y el entendimiento" y que ha cantado letras con "musulmanes religiosos e incluso con palestinos mientras se cogían de las manos con judíos". "A pesar de que apoyo a Israel, nunca he llevado mi visión política a mi música o a mi show… Estoy considerado en todo el mundo como un mensajero de la paz y de la compasión humana", ha trasladado a través del festival.

En la página web del festival se presenta a Matisyahu de la siguiente forma: “Ha dado mucho que hablar por su estilo musical, que incorpora el rock y el hip hop a un tronco reggae que soporta sus letras inspiradas por el judaísmo jasídico, del que es un ferviente seguidor (…) A finales de 2011 se cortó la barba, lo que simbolizó un relativo alejamiento de la ortodoxía judía y su nuevo trabajo, ‘Akeda’, representa con su simplicidad un gran avance en comparación con el sonido de los discos anteriores”.

El Rototom considera así que “el hecho de apoyar a Israel no significa respaldar su política de agresión contra el pueblo palestino” y que por ello no han creído “oportuno” excluir a alguien por este motivo en una edición que lleva por lema ‘Peace Revolution’. La organización, que se muestra “profundamente apenada” por este hecho, recuerda que tiene una trayectoria de 22 años de “respeto a la paz, la justicia y los derechos humanos”.

Este jueves, después de las cinco bajas confirmadas, el director del Rototom ha condicionado su participación a un posicionamiento claro del cantante hebreo.

Más información