Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA | BERNIE

Santidad del asesino

Linklater rodó esta extrañísima mezcla de documental, falso documental y comedia negra tres años antes de estrenar 'Boyhood'

Jack Black, en un fotograma de 'Bernie'. Ampliar foto
Jack Black, en un fotograma de 'Bernie'.

Los tópicos de la crónica negra nos han acostumbrado a un modelo de relato donde la información sobre un crimen admite el contrapunto de los testimonios de vecinos y allegados que dan cuenta del carácter apacible y educado del supuesto asesino de turno. Bernie, la extrañísima mezcla de documental, falso documental y comedia negra que rodó Richard Linklater tres años antes de estrenar Boyhood (2014), se levanta sobre ese lugar común para soltar una buena andanada de preguntas incómodas.

BERNIE

Dirección: Richard Linklater.

Intérpretes: Jack Black, Shirley McLaine, Matthew McCounaughey, Brady Coleman, Gabriel Luna, Richard Robichaux, Rick Dial, Brandon Smith, Matthew Greer.

Género: comedia. Estados Unidos, 2011.

Duración: 99 minutos.

Todo parte de un caso real: el asesinato de una anciana rica de mal carácter por parte de su joven amante, un afeminado esteta de las pompas fúnebres. La recreación de la historia –presidida por un Jack Black deslumbrante- se combina con una mezcla de testimonios reales y ficticios de vecinos de Carthage (Texas) que insisten en la bondad del asesino (y el indeseable temperamento de la víctima). El resultado es un elaborado juego transgenérico, sabiamente provocador, que desvela zonas de ambigüedad en el sistema legal y celebra, de forma harto retorcida, una cohesión de comunidad.

Más información