Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva ‘Guerra de las Galaxias’ toma la Comic-Con con sus primeras estrellas

Ocho mil seguidores de la saga se reunieron con el director J. J. Abrams, Harrison Ford, Carrie Fisher y Mark Hamill

De izquierda a derecha: Carrie Fisher, Mark Hamill y Harrison Ford.
De izquierda a derecha: Carrie Fisher, Mark Hamill y Harrison Ford. ap

La espera mereció la pena. Los aguerridos seguidores de La guerra de las galaxias esperaron tres días y dos noches (incluso desde antes que la Comic-Con de San Diego abriera sus puertas) para asistir al panel dedicado al Episodio VII. El despertar de la fuerza. Y sólo unos escasamente 8.000 lograron entrar en el conocido Hall H de los 130.000 que se calcula asisten estos días a esta meca de todo lo friki que es la mayor convención de cultura popular del mundo. Pero como resumió Caroline con lágrimas por la cara este fue el mejor día de su vida. Mostrar, mostró poco. Fiel al deseo de crear emoción pero mantener la incógnita, el realizador J. J. Abrams cumplió su palabra y no trajo a la Comic-Con nuevas imágenes de la primera película de la saga galáctica desde hace una década. Tampoco trajo un nuevo tráiler, algo que anunció que dejará para el próximo otoño. Abrams defiende que lo más importante de su nueva entrega es la emoción y jura haber creado un nuevo universo a base de criaturas tangibles, como las de la trilogía inicial, alejándose del tono digital de las tres últimas entregas. Así que en esa línea consiguió hacer llorar a sus fans trayéndoles a sus héroes al escenario en persona.

No es de extrañar que ni tan siquiera los superhéroes de la Marvel, una presencia perenne en la Con quisieran competir con la Fuerza. Ni la fortaleza de Iron Man, ni el mazo de Thor ni el demoledor Hulk podrían haber tirado la casa abajo como lo hizo la presencia de Harrison Ford en su primera aparición en público desde que se estrelló con su avioneta el pasado marzo. Parco en palabras aunque visiblemente emocionado y en un estado físico en apariencia perfecto, Ford reconoció que de entrada pensó que su vuelta como Han Solo después de 30 años era ridícula. “Pero te aseguro que ha sido maravilloso. No estaba seguro pero la compañía ha sido perfecta, el director perfecto y el guión perfecto. Estoy orgulloso de haber tomado parte”, admitió.

No es de extrañar que ni tan siquiera los superhéroes de la Marvel, una presencia perenne en la Con quisieran competir con la Fuerza

El sentimiento fue compartido por todos, los nuevos John Boyega, Daisy Ridley, Oscar Isaac, Adam Driver, Domhnall Gleeson y Gwendoline Christine, la nueva sangre de esta saga, y las leyendas, como llaman a Ford, Mark Hamill y Carrie Fisher. Hasta Peter Mayhew (el hombre que se esconde bajo el Chewbacca original) estuvo allí, compartiendo entre el público el momento de foto familiar.

Entre los pocos secretos que los aficionados se pudieron llevar consigo fue la confirmación de que Driver, Gleeson y Christie son las fuerzas del mal, “un grupo de gente que ha decidido que están moralmente justificados para comportarse de una cierta forma”, comentó el primero. Y que sus cuarteles generales están en la base Starkiller, en honor al primer nombre que George Lucas, creador de la saga, pensó para Skywalker. “Pero el hecho de rodar en el Halcón Milenario no hace una buena película”, recordó Abrams a quienes pudieran estar cegados por la nostalgia, prometiéndoles una película “que nos haga sentir” y que continúe “lo que George empezó”. “La progresión natural de las historias que contamos”, añadió Ford.

Abrams confirmó que el filme está en fase de edición y que existe un primer montaje

Abrams confirmó que el filme está en fase de montaje y que existe una primera versión. Y agradeció la paciencia de los estudios Disney, propietarios del imperio que montó Lucas, por dejarle hacer la película que quiere. También le agradeció a sus seguidores su paciencia sin límites. No sólo por los tres días pasados a la intemperie, que la productora Kathleen Kennedy intentó suavizar con donuts y café servidos gratis entre los fans, sino especialmente a una Comic-Con donde hace casi cuatro décadas presentaron las primeras imágenes del Episodio IV de La guerra de las galaxias. Por eso en lugar de imágenes, Abrams prefirió dejar recuerdos y cuando la presentación parecía concluida, el director invitó a los cerca de 8.000 asistentes a salir flanqueados por un ejército de stormtroopers para asistir a un concierto sorpresa exclusivo con la música de La guerra de las galaxias. No sin antes regalarles a todos los asistentes un sable de luz que blandieron al ritmo de unas notas que, como dijo Ford, están grabadas ya en la conciencia colectiva.