Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA | LO QUE HACEMOS EN LAS SOMBRAS

Tinieblas con derecho a cocina

Tras su paso por festivales, se ha ganado la merecida fama de ser la gran comedia de culto de la temporada

Lo que hacemos en las Sombras
Imagen de 'Lo que hacemos en las sombras'.

Si, tal y como exige la tradición, un vampiro no puede acceder a un espacio privado a menos que se le invite, ¿cómo se las apañaría cuando, pongamos por caso, quisiera divertirse en una exclusiva discoteca de moda sin estar en lista de puerta? Sobre estos choques entre lo fantástico y lo trivial se levanta Lo que hacemos en las sombras, un falso documental sobre vampiros que comparten piso en un suburbio de Wellington que, a su paso por festivales, se ha ganado la merecida fama de ser la gran comedia de culto de la temporada.

LO QUE HACEMOS EN LAS SOMBRAS

Dirección: Taika Waititi y Jemaine Clement.

Intérpretes: Taika Waititi, Jemaine Clement, Jonathan Brugh, Cori Gonzalez-Macuer, Stuart Rutherford, Ben Fransham, Elena Stejko, Jackie van Beek.

Género: comedia. Nueva Zelanda, 2014.

Duración: 86 minutos.

La película es la nueva colaboración entre dos figuras centrales de la comedia alternativa neozelandesa: Taika Waititi y Jemaine Clement –este último, mitad del dúo musical Flight of the Conchords-, aquí codirectores, coguionistas e intérpretes de la delirante propuesta, que ya habían puesto a prueba su buena química con la extravagante comedia románticofreak Eagle vs. Shark (2007), escrita y dirigida por el primero y protagonizada por el segundo. Apartándose de la sutileza hiperrealista que cineastas como Christopher Guest y series como The Office de Ricky Gervais y Stephen Merchant han aportado a la modalidad del mockumentary, Waititi y Clement explotan un tono que invita a pensar en una respuesta neozelandesa a esa armonía entre exceso y sobresaliente ejecución que inmortalizaron los Monty Python en sus mejores momentos. De hecho, el entrañable y amabilísimo vampiro que encarna Waititi y ejerce de anfitrión invita a pensar en el tipo de personajes que solía bordar Michael Palin. Una comedia de sobrenatural ingenio que ilumina los rincones más tenebrosos de un arquetipo inmortal.