Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arquitectura ecológica y festiva

Andrés Jaque inaugura en Nueva York ‘Cosmo’, la máquina depuradora de agua con la que ganó un concurso del MoMA

'Cosmo', la máquina de Andrés Jaque, en el patio del MoMA de Queens.
'Cosmo', la máquina de Andrés Jaque, en el patio del MoMA de Queens.

“¿Cuál es el papel de la arquitectura ahora mismo?”, se pregunta el arquitecto madrileño Andrés Jaque delante de Cosmo,la máquina ecológica y festiva que depura agua con la que él y su estudio, Oficina de Investigación Política, ganaron el premio Young Architects Program del MoMA PS1 de Nueva York; y que puede verse en el patio de esta sucursal de Queens del MoMA desde el pasado día 23. “Yo no creo que su papel sea solo estilizar los poderes dominantes, realmente lo que tiene que hacer la arquitectura ahora es coger el pulso a las sensibilidades que la gente empieza a tener y crear dispositivos arquitectónicos que las representen y las pongan en juego. Y ahora mismo la gente empieza a tener una sensibilidad muy compartida hacia formas más duraderas de relacionarse con el medio y con los recursos. Pero no podemos pensarlo como un castigo por la alarma sobre el cambio climático, podemos hacerlo de una manera bonita y divertida”.

El agua es uno de esos grandes temas que preocupan ahora mismo y, a partir de esa reflexión, Jaque y su estudio crearon Cosmo, una máquina sobre ruedas compuesta por fragmentos reensamblados de estructuras de irrigación, tuberías celestes, tubos naranjas y transparentes, tanques de agua y plantas que filtrará y depurará 11.356 litros de agua cada cuatro días mediante acumulación de ecosistemas.

Un futuro de expansión

Cuando la última fiesta del MoMA PS1 cierre el verano en el museo neoyorquino, Cosmo se desmontará en partes. Sus responsables esperan que esas piezas acaben siendo adoptadas por los vecinos de la ciudad para usar en sus ventanas y azoteas.

Andrés Jaque y sus compañeros de estudio de arquitectura también tienen ofertas para trasladar la máquina a algún parque natural en EE UU. La idea final es que Cosmo se expanda, se reproduzca y cumpla su función en la comunidad con ayuda de toda esa misma comunidad.

Una evocación a “arquitecturas ecológicas, como las de Tarzán o Robinson Crusoe”, que, además, servirá de telón de fondo luminiscente casi futurista y bajará la temperatura de este patio del MoMA PS1. “Sostenibilidad celebrativa”, lo llama Jaque, profesor en Columbia y profesor invitado en Princeton, y cuya relación con el MoMA se remonta a 2012, cuando le compraron Ikea Desobedients, “la primera performance de arquitectura de la colección”.

“El programa de Young Architects nació porque el MoMA y el PS1 querían crear algo político y festivo a la vez, y en un viaje a Berlín se quedaron fascinados con las playas urbanas”, continúa Jaque. “Nosotros queríamos hacer lo mismo, pero siendo sensibles a todo lo que ha cambiado la relación con el agua en estas décadas. La relación con el agua no puede ser solo hedonista en un momento en el que ya se han dado las guerras del agua en Bolivia, y la ONU ha hecho una estimación de que en los próximos 10 años tres cuartas partes de los países del mundo van a sufrir carencias severas”.

Cosmo es su manera de abrir una discusión en torno al agua, despertar la responsabilidad y la conciencia sobre uno de los recursos más fundamentales haciendo visibles y ecológicos los procesos de filtración del agua, “no usando los procedimientos habituales de depuración a gran escala”. Por eso Jaque y su equipo han sacado las tuberías del subsuelo, las han pintado de colores y han creado una suerte de “pequeño jardín que podría estar localizado por toda la ciudad y convertirse en espacio de reunión y de convivencia”.

'Cosmo', fotografiada por la noche en Nueva York. ampliar foto
'Cosmo', fotografiada por la noche en Nueva York.

La idea es que Cosmo sea reproducible en cualquier lugar del mundo y a cualquier escala y por eso han extendido su reflexión y su trabajo al mundo virtual con la creación de una aplicación móvil. “Cosmo es una arquitectura transmediática", dice Jaque. En la app, disponible para iPhone y Android, no sólo se puede “monitorizar toda la evolución del agua que se va purificando en Cosmo en el PS1”, sino que además colgarán artículos, películas, música, arte, “todo lo relacionado con el tema del agua” y darán indicaciones de “cómo construir un purificador en tu casa”. “Es tan sencillo que cualquiera podría estar haciéndolo en su balcón, desviando el agua de la ducha a su jardín y con unas plantas y tanques específicos depurarla para reutilizarla", explica Jaque, que lleva mucho tiempo investigando todos estos procesos, los usos del agua y cómo mejorarlos.

Con su estudio, Oficina para la Investigación Política (con sedes en Madrid y Nueva York), aprendieron a trabajar con estructuras de irrigación como las que usan en Cosmo, por ejemplo, en una de sus proyectos más mediáticos, los Escaravox que montaron en el Matadero de Madrid. “Y el año pasado la galería Calarts hizo una exposición centrada en nuestras instalaciones sobre el agua, y lo que vimos es cómo el agua definía la vida y era un espacio para la política entre toda la gente de los suburbios de Los Ángeles”, explica Jaque. “Para mí el agua no es un accidente, la relación con el agua es la gran construcción de la sociedad en estos momentos y la gente no es tonta, innova, y crea situaciones para relacionarse con ella”.