Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kapoor cree “intolerante” el ataque a “la vagina de la reina”

La obra del artista angloindio instalada en Versalles fue rociada de pintura

Varias personas observan la obra 'Dirty Corner' (sucia esquina), del escultor angloindio Anish Kapoor, uno de los artistas más influyentes del mundo, expuesta en los jardines del Palacio de Versalles, en París, Francia.
Varias personas observan la obra 'Dirty Corner' (sucia esquina), del escultor angloindio Anish Kapoor, uno de los artistas más influyentes del mundo, expuesta en los jardines del Palacio de Versalles, en París, Francia. efe

El artista británico Anish Kapoor, autor de una controvertida escultura en el Palacio de Versalles, conocida como "la vagina de la reina tomando el poder", ha  arremetido contra la "intolerancia" demostrada por algunos franceses que han destrozado su obra.

La obra Dyrty corner, de Anish Kapoor, fue encontrada rociada con pintura roja y amarilla el miércoles y ahora está siendo limpiada por las autoridades del palacio. "Si este acto de vandalismo significa algo, habla más de una cierta intolerancia en Francia que al arte mismo", dijo Kapoor en una entrevista con el diario Le Figaro. "El problema parece más político que otra cosa", agregó.

Esa obra, una imponente trompa de acero de 10 metros de altura en su cabecera, 60 metros de largo y miles de toneladas de peso, está colocada sobre la infinita perspectiva que el jardinero André Le Nôtre (1613-1700) dibujó para Luis XIV. La pieza, una escultura abstracta realizada por el escultor angloindio, se asemeja a un embudo en forma de orificio. La instalación se creó en el jardín, dirigida directamente por el artista, en el Palacio de Versalles.

En el interior del palacio se exhibe una obra más pequeña del mismo autor  -un cañón que dispara cera roja contra paredes blancas-, simbolizando un falo y una exclamación de sangre. Algunos medios de comunicación franceses han expresado su malestar por el nivel de provocación desatada por Kapoor. Nadie se ha atribuido la responsabilidad del ataque a la escultura. La ministra de Cultura francesa Fleur Pellerin dijo que el vandalismo fue "un ataque a la libertad de crear" y destacó su apoyo al artista.

Dirty corner forma parte de la exposición que desde principios de mes y hasta el próximo uno de noviembre ha autorizado al artista angloindio a trastocar la ordenada geometría del Palacio de Versalles, que cada año visitan 20 millones de personas.

Más información