Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Niños, perros y ‘Juego de Tronos’

Elvira Lindo, en un encuentro con estudiantes en esta Feria del Libro.
Elvira Lindo, en un encuentro con estudiantes en esta Feria del Libro.

Ayer fui la primera en entrar a La Feria del Libro. Fue épico. Triunfal. Como si la meta literaria tuviera más sentido que la olímpica. Los acordes de la archiconocida sintonía de la serie Juego de Tronos me dio la bienvenida. Un cuarteto de jóvenes interpretaba improvisadamente esta pieza musical en el centro de la avenida. Algunos visitantes se aglutinaban alrededor de los músicos y tararean entusiasmados la melodía. ¿Quién sería la Khaleesi de esta feria? Nombres de candidatas no faltan. Como en la famosa saga de George R. R. Martin, las mujeres en el Retiro son poderosas: Carmen Martín Gaite, Ana María Matute y Santa Teresa de Ávila son las grandes ausentes presentes de esta edición. La hermana de la primera –Ana Martín Gaite- me confesó que Carmen escribió a mano hasta el final de sus días y que tuvo una especial predilección por esta feria, ya que le permitía conocer la forma y color de los ojos de aquellos que leían sus libros.

Disfruto del breve concierto improvisado y sigo caminando. Me cruzo con una adolescente que porta un cartel con el siguiente lema: “Abrazos gratis”. Me sorprende la iniciativa pero lo que realmente me perturba es el subtítulo que advierto: “Abrazos gratis. 6 segundos”. ¿Quiere esto decir que el séptimo ya lo cobra? ¿A cómo va el segundo de abrazo en la feria? Divago en voz alta y escucho la conversación entre dos amigas que no sobrepasarán los 17 años: “Hay mucho postureo libresco. Algunos se hacen con una bolsa de La Feria del Libro, se hacen selfies y los suben a las redes sociales haciéndose los interesantes. No los soporto de verdad”. La otra responde: “Eso es verdad. Aquí se liga mucho”. ¿Qué habré hecho mal en los 15 días que llevo metida entre este recinto?

Noto una presencia exagerada de perros y niños esta jornada. Los primeros deambulan temerosos entre tanto pie y rodilla ajena. El peligro del pisotón literario acecha para las razas más pequeñas. Los segundos bajitos disfrutan en casetas como la de la librería Kalandraka (número 192) o haciendo largas colas para conocer a su ídola Elvira Lindo. “Prefiero ver a un niño de cuatro años con un libro del revés que con una tableta”, me explica Michi Strausfeld, editora de la colección Las Tres Edades de Siruela. Michi tiene ojos curiosos y brillantes, como de haber visto osos en la ciudad. Tuvo un papel esencial a finales de los años 70 poniendo en circulación la obra de autores como Roald Dahl o Michael Ende. Mucho de lo que somos ahora como lectores se lo debemos a Michi. Me emociona poder decírselo en persona. Ella me responde con una frase que propongo como lema para el próximo año cuando se cumplirán 75 ediciones de La Feria del Libro de Madrid: “Los libros son mis amigos”.

María Jesús Espinosa de los Monteros es subdirectora de la radio por Internet elextrarradio.com