Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quince títulos para la nueva temporada del Palau de les Arts

La programación de la ópera valenciana se abre al repertorio contemporáneo y a la música del siglo XVIII

La próxima temporada de el Palau de les Arts, presentada este miércoles, contará con 8 títulos de ópera, una zarzuela (Katiuska), dos ballets, cuatro conciertos-espectáculo y otros conciertos y recitales de diverso tipo, además del habitual programa didáctico y la actividad de las bandas de música, que ya vienen de otras temporadas.

Los títulos operísticos combinan las obras de repertorio (La bohème, Aida, Macbeth y Samson et Dalila) con otras menos conocidas en Valencia a pesar de la importancia de sus autores (Silla de Händel, Idomeneo de Mozart y A Midsummer Night’s Dream de Britten). También habrá una mirada sobre la música contemporánea con Café Kafka, del valenciano Francisco Coll. Entre las batutas hay que destacar a los nuevos titulares del Palau de les Arts (Fabio Biondi y Roberto Abbado) y al principal director invitado (Ramón Tebar), que se combinarán con batutas valencianas como las de Cristóbal Soler y Jordi Bernàcer. En las voces, además de Plácido Domingo en Macbeth y Gregory Kunde en Samson et Dalila, hay que mencionar a Oksana Dyka, Varduhi Abrahamyan, Irina Levián, Maite Alberola y Ekaterina Semenchuk, entre otras, además de varios cantantes procedentes del Centro de perfeccionamiento Plácido Domingo. Para la escena se cuenta con Paul Curran, Peter Stein, Alexander Herold, David McVicar, Emilio Sagi y el propio intendente, Davide Livermore. Regresan Carlus Padrissa y La Fura dels Baus en Samson et Dalila. Hay 4 nuevas producciones de les Arts: Silla, Idomeneo, Café Kafka y A Midsummer Night´s Dream. Lobby (Fritz Cohen) estará a cargo del Ballet de la Generalitat, y Don Quijote (Ludwig Minkus) lo hará la Compañía Nacional de Danza.

Para buscar un ámbito diferente del que ofrece el vecino Palau de la Música, Les Arts propone los conciertos-espectáculo, donde la música, instrumental o cantada, se acompaña de una semiescenificación, o bien al contrario: teatro o declamación sobre una propuesta musical. Los títulos que se preparan al respecto son Lélio, de Héctor Berlioz, donde intervendrá el actor Javier Cámara, la reposición del espectáculo Qué son las nubes, a partir de fragmentos escogidos de Mozart, Juana de Arco en la hoguera, de Honegger (con Rosana Pastor en el papel principal) y El sueño de una noche de verano (el de Mendelssohn esta vez), con la actriz Rossy de Palma.

La conmemoración del décimo aniversario de la inauguración del Palau de les Arts se celebra el 8 de octubre con la cantata Davidde penitente de Mozart y las voces de Jessica Pratt, Antonio Siragusa y Manuela Custer. Habrá un curioso concierto donde participarán los dos directores del recinto: Roberto Abbado a la batuta y Fabio Biondi, que también es violinista, como solista en la Ciaccona para violín, órgano y cuerda de Vitali. Biondi dará también un recital de violín acompañado de Paola Poncet al clave. El tenor Gregory Kunde dirigirá a los cantantes del Centro Plácido Domingo en un concierto de repertorio belcantista.

Como novedad se propone una pretemporada de cinco títulos (del 2 de octubre al 6 de noviembre) con precios entre 7 y 50 euros para la ópera y zarzuela en la sala Principal, y entre 10 y 20 euros para conciertos y recitales en el Auditorio superior o en la sala Martín y Soler. Se incrementará el número de abonos no renovables y cambian los horarios, aunque se mantiene el inicio a las 20 h. de lunes a viernes. En los sábados, por el contrario, se comenzará a las siete de la tarde, y los domingos y festivos a las seis.

Davide Livermore quiso centrar la rueda de prensa en la programación y el proyecto artístico, y se negó a comentar lo referente a su contrato por la nueva situación política, aunque aseguró que habría una nueva convocatoria para hablar de ello. Reiteró su intención de alquilar el recinto para conciertos de otras músicas, con el fin de recaudar fondos y de abrir Les Arts a un público más variado. También reconoció que la idea de la pretemporada, así como la programación de Macbeth y Samson et Dalila se deben a Helga Schmidt, la anterior intendente.