Libros para el infinito

Siruela celebra los 25 años de la colección 'Las tres edades' que inauguró el concepto de "literatura para todos los públicos"

Ofelia Grande, Michi Straufeld, María Solar y Alejandro Gándara, hoy en la Feria del Libro.
Ofelia Grande, Michi Straufeld, María Solar y Alejandro Gándara, hoy en la Feria del Libro.Álvaro García

Un ocho tumbado es un infinito. Por eso cuando los editores Michi Strausfeld y Jacobo Siruela moldearon en el año 1990 la colección Las tres edades, dispusieron que el público objetivo al que iba dirigida debía ser de 8 a 88. Un concepto rompedor en aquel momento en el que la literatura estaba rigurosamente fragmentada. Ellos imaginaron unos textos de calidad para niños que también pudieran leer los mayores. 300 títulos y cuatro millones de libros vendidos después, la etiqueta “para todas las edades” está más que aceptada. Esta mañana la feria del Libro ha acogido el acto de celebración de este cuarto de siglo y allí han estado presentes el primer autor y la última en participar en la colección: Alejandro Gándara y María Solar. Además de la directora de Siruela desde que hace 15 años la adquiriera Anaya, Ofelia Grande.

La mítica editora Strausfeld estuvo detrás de aquel proyecto y hoy sigue al frente. Algunos la tildaron de “loca” cuando propuso lanzar El mundo de Sofía, un tratado infantil de filosofía de 600 páginas. Alcanzó el millón de copias vendidas. “No sé cómo lo hice pero convencí a Jacobo, y salió bien, más que bien”, cuenta con una sonrisa de satisfacción. Y también tuvieron la suerte de acertar de pleno con los cuatro primeros títulos, entre los que se encontraba Caperucita en Manhattan, de Carmen Martín Gaite. El proyecto también permitió a los editores publicar clásicos como El jardín secreto, de Frances Hodgson. Para conmemorar este aniversario, Siruela lanza una edición especial de los diez libros emblemáticos de Las tres edades, entre los que se encuentran estos tres libros.

“En aquella época a los escritores de lengua hispana les parecía que hacer literatura infantil era algo de segunda”, explica Strausfeld, “pero cuando les explicábamos que no era estrictamente para niños, sino para todas las edades, parecía que se sentían más cómodos”. La editora explica como una especie de tabla de mandamientos lo que buscaban en las publicaciones: textos de calidad, buenas ilustraciones, temas de actualidad y universales y la posibilidad de incluir a los clásicos. Strausfeld resume la idea germen de Las tres edades así: “Un texto puede ser para un niño y para un adulto, la diferencia está en que ambos lo entienden de manera diferente”.

Alejandro Gándara estrenó la colección con El final del cielo. “No entendí muy bien por qué contactaron conmigo para este proyecto porque justo acababa de publicar un libro (La sombra del arquero) que no entendió nadie”, comenta con sorna. Para afrontar la propuesta de Las tres edades le contó la idea que él tenía para el libro a sus hijos “al principio con rotundo fracaso”, aunque poco a poco fue encontrando el camino. “Los niños conciben el mundo con imágenes y lo que han perdido los adultos por el camino es precisamente la imaginación, así que quise jugar con esta idea de las carencias de una parte y las posibilidades de otra”, apunta.

La colección ha crecido y hoy sus títulos se agrupan por temáticas para adaptarse a los nuevos tiempos. Está por ejemplo la de los Cuentos populares y la de no ficción Nos gusta saber. Strausfeld ha citado a Andersen en el acto, como si sus palabras hubieran inspirado la labor que comenzó hace 25 años en Siruela: “Quien escribe para adultos escribe para la actualidad, quien lo hace para niños, para la eternidad”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Sobre la firma

Patricia Peiró

Redactora de la sección de Madrid, con el foco en los sucesos y los tribunales. Colabora en La Ventana de la Cadena Ser en una sección sobre crónica negra. Realizó el podcast ‘Igor el ruso: la huida de un asesino’ con Podium Podcast.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS