Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiesta del Cine pierde por primera vez miles de espectadores

La cita, con precios a 2,90 euros la sesión, pierde casi 600.000 respecto a octubre de 2014

Espectadores en la Fiesta del Cine en las salas Princesa, en Madrid, el pasado lunes. Ampliar foto
Espectadores en la Fiesta del Cine en las salas Princesa, en Madrid, el pasado lunes.

Hasta la fecha, la Fiesta del cine había sumado datos e interpretaciones siempre en la misma dirección: la asistencia a las salas se disparaba cada edición más y el éxito de la iniciativa con entradas a 2,90 euros era reconocido unánimemente. Sin embargo, la octava edición, celebrada entre el lunes y ayer jueves, ha visto bajar en cientos de miles el número de entradas vendidas, mientras han aumentado matices y escepticismo. En cuatro días han acudido a las salas 1.598.720 espectadores, de un 143% a un 330% más que los mismos días de la semana anterior, según la jornada. Pero el balance revela 597.381 asistentes menos respecto a la VII edición (octubre de 2014) y 301.765 menos respecto a la VI (abril de 2014), celebradas ambas a lo largo de tres días en lugar de cuatro.

Quizás ganen así fuerza las reivindicaciones de aquel pequeño 5% de salas que no se suma a la iniciativa y considera su mensaje incluso dañino. "Tenemos que acostumbrarnos a que haya Fiestas del cine con más espectadores y otras con menos", defiende Borja de Benito, portavoz de Fece (la Federación de los Exhibidores). Pero, claro, hasta el momento la costumbre había sido la opuesta: desde que en octubre de 2013 la quinta Fiesta del Cine duplicara a los espectadores de la anterior, la cita ha ido sumando más y más aficionados, hasta la afluencia récord de 2,2 millones de octubre de 2014. También se repetía una y otra vez un fenómeno que en esta ocasión se ha reducido: la asistencia a las salas iba creciendo a lo largo de los días, hasta que el miércoles marcaba récord. En este caso, las jornadas se han mantenido por debajo de los 500.000 espectadores.

"Consideramos que el objetivo mínimo para que el balance sea positivo es alcanzar un millón de espectadores. Toda fiesta que lo logre será satisfactoria", agrega De Benito. Aunque el propio portavoz redobla acto seguido la apuesta y asegura que las aspiraciones dependen también del periodo del año: "En octubre el objetivo será de nuevo los dos millones, y se va a conseguir, estoy segurísimo".

El éxito o fracaso de su reto dependerá de muchos factores. En esta Fiesta del Cine, el portavoz considera que las semifinales de la Champions League —la razón por la que la cita se ha prolongado a cuatro días en lugar de los tres tradicionales— y "el buen tiempo" han jugado en contra de la asistencia a las salas. Pero, entonces, ¿por qué celebrar precisamente la VIII Fiesta del Cine en la semana de los partidos de Barcelona y Real Madrid? "La convocatoria se decide en febrero. Y en cada periodo puede haber factores que condicionen el resultado: la Semana Santa, el festival de Málaga, los exámenes escolares en junio. No podemos dejar que la Fiesta dependa de cómo evoluciona el bombo de la Champions".

Muchos espectadores, sin embargo, añaden otro elemento a la ecuación, que De Benito escoge no entrar a valorar: el cartel. Hablando con asistentes delante de una sala madrileña, resultaba que la elección era muy dispersa y no había, más allá de Los Vengadores, un filme que robara el corazón del público. Detrás de los héroes de Marvel, líderes de la taquilla, el podio incluye El viaje mas largo y Suite Francesa. Y el cine español ha de conformarse con el octavo, noveno y décimo puesto del top 10: A cambio de nada, Perdiendo el Norte y Sweet Home. "Ha faltado una película que hiciera de locomotora", concede el portavoz de Fece.

De Benito subraya una coincidencia que a su manera de ver confirma que la VIII Fiesta del Cine ha sido positiva: hasta el miércoles la cita sumaba 1,1 millones de espectadores, exactamente los mismos que la convocatoria de un año antes sin contar el fenómeno Ocho apellidos vascos. Es decir, en abril de 2014 el filme de Emilio Martínez-Lázaro se llevó más de 800.000 de los 1,9 millones que acudieron a las salas.

Lo que se ha mantenido en los cines de España es el debate sobre los precios y la celebración de la propia Fiesta. "Debería hacerse cada dos-tres meses, y cubrir también el fin de semana", contaba el lunes Alfonso Monllor, 53 años, ante una sala madrileña. Como él, muchos asistentes pedían un precio medio de entre cinco y seis euros. En realidad, los datos del Observatorio Audiovisual Europeo desvelan que en 2014 el coste medio de la entrada en España estuvo cerca del deseado por el público: 6 euros, y por debajo de la media europea de 6,9. Sea como fuere, la mayoría de los asistentes consultados dicen que suelen ir al cine solo los miércoles, el día de las ofertas. Como prueba, fue precisamente la jornada que menos se benefició de la Fiesta: un 143% más que el miércoles anterior.

Las diez más vistas

Vengadores: La era de Ultrón; El viaje mas largo; Suite Francesa; El maestro del agua; El gurú de las bodas; La familia Bélier; Fast and Furious 7; A cambio de nada y Perdiendo el Norte.

Más información