Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Buscar los secretos de la lectura

Monmany viaja por la narrativa de los siglos XX y XXI en 'Por las fronteras de Europa'

La escritora y crítica literaria Mercedes Monmany, en Madrid.
La escritora y crítica literaria Mercedes Monmany, en Madrid.

Europeísta convencida cree que ya ha llegado el momento de que se cree una verdadera Europa cultural. La escritora y crítica literaria Mercedes Monmany (Barcelona, 1957) considera que se han registrado pocas iniciativas para una verdadera construcción cultural durante el siglo XXI. "Estamos en un momento en el que es necesario que la economía no sea la única protagonista de debate entre los países que la configuran y en cambio es importante conocer mejor el trabajo literario de nuestros vecinos. Tenemos el deber de leernos entre nosotros y corregir las lagunas literarias a las que nos han abocado las circunstancias políticas".

Montmany acaba de publicar Por las fronteras de Europa. Un viaje por la narrativa de los siglos XX y XXI (Galaxia Gutenberg), un exhaustivo trabajo de 1.500 páginas que a modo de guía de viajes cruza los países y sus fronteras para mostrar lo mejor de la escritura de cada uno de ellos. "La dictadura nos dejó un déficit importante con respecto a los autores que publicaban fuera de nuestros límites geográficos. Acceder a novelistas que estaban tras el telón de acero era una empresa difícil sino imposible para la mayoría de los españoles. Cuando llegó la democracia comenzaron las traducciones por parte de algunas editoriales como Acantilado, Minúscula, Libros del Asteroide o Impedimenta que nos abrieron las puertas a un mundo fantástico y  descubrieron de una serie de obras con una calidad impresionante", señala la ensayista.

Lecturas recomendadas

Fanny Owen (GUIMARAES EDITORES), de la escritora portuguesa Agustina Bessa-Luís

El gatopardo ( ALIANZA EDITORIAL), del italiano Giuseppe Tommasi di Lampedusa

El puente sobre el Drina (DEBOLSILLO), del serbio Ivo Andric, Premio Nobel de Literatura, en 1961.

Abecedario: Diccionario de una vida (TURNER), del abogado, poeta, traductor y escritor polaco Czeslaw Milosz.

Vida y destino (DEBOLSILLO), del escritor y periodista soviético Vasili Grossman.

Los anillos de Saturno (ANAGRAMA), del escritor y profesor alemán W.G.Sebald.

La puerta (DEBOLSILLO), de la escritora húngara Magda Szabo.

La quinta esquina (LIBROS DEL ASTEROIDE), del escritor ruso Izrail Métter.

El mar (ANAGRAMA), del novelista irlandés John Banville

Suite francesa (SALAMANDRA),  de la ucrania Irène Némirovsky

El libro analiza narrativas de los países nórdicos y sus sagas, Rusia, Irlanda, Reino Unido, Holanda, Alemania, Centroeuropa y los Balcanes, Israel, Francia, Italia, Portugal o la Turquía a orillas del Bósforo. De este trabajo queda excluida España, porque para Monmany, la literatura en español incluye también la escrita en Latinoamérica como parte indisoluble de sus lecturas, y eso requerirá otro volumen aparte, en el que ya está trabajando la escritora Monmany.

La traducción y publicación de obras en los últimos años por pequeñas editoriales nos ha llevado a descubrir verdaderas joyas literarias. “Ha sido gratificante que a pesar de las crisis económicas que estamos padeciendo no nos hemos entregado solo al best seller y gracias a ello hemos podido descubrir escritores como Sándor Marai o Irène Némirovsky de gran una riqueza lingüística”, puntualiza la autora.

La biblioteca de su familia le posibilitó a Montmany leer a los 13 años a Stendhal o Stefan Zweig. Y el cruzar la frontera a Francia por cuestiones familiares le abrió las puertas a un mundo privilegiado. El siglo XX, a pesar de las diferentes guerras que se registraron en Europa, se plagó de "un dinamismo cultural extraordinario en todas las artes". En las páginas de su libro se alude a escritores como Colm Tóibín, Chéjov, Thoman Mann, Martin Amis, Kazou Ishiguro, Doris Lessing, Naipaul, Jeanette Winterson, Cees Nooteboom, Klaus Mann, Staefan Zweig o Julian Barnesforman. Aunque a la hora de citar algunos de sus preferidos recuerda a Italo Svevo, Sandor Márai o Irène Némirovsky.