Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fiebre del libro en Perú

La aparición de nuevos sellos, la apertura de librerías y el crecimiento de un 300% de la edición de libros en 10 años expresan el gran desarrollo del sector

Asistentes a la Feria Internacional del Libro de Lima en 2014
Asistentes a la Feria Internacional del Libro de Lima en 2014 EFE

Perú fue el cuarto mayor importador de libros de América Latina en 2013, según el último informe del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc) y, de acuerdo a la Cámara Peruana del Libro (CPL). Este crecimiento ha supuesto, en los últimos cinco años, la expansión de la red comercial del libro —con la apertura de nuevas librerías—, la aparición de nuevos sellos editoriales, y el incremento en un 300% del número de títulos editados entre 2003 y 2013.

En ese contexto, el Grupo Editorial Penguin Random House anunció su instalación definitiva en el país andino, en un acto encabezado por el Premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa, y el director general del grupo para América Latina, Javier López Llovet. El escritor peruano comentó las consecuencias positivas y negativas de la globalización y la fusión de empresas en este campo: “Un escritor se acuesta una noche con un editor, y se despierta a la mañana siguiente en brazos de otro diferente, es un fenómeno nuevo que ocurre en casi todas las regiones del mundo”.

Vargas Llosa augura, entre los efectos negativos, “la desaparición de una empresa editorial pequeña que tradicionalmente garantizaba la publicación de libros que no iban a conquistar a un gran público, sino a quedar confinados en minorías interesadas en una literatura de experimentación, de vanguardia”. “Vivimos en una época en la que cada vez va a haber fusiones más grandes en el mundo editorial, y con la desaparición de editoriales medianas, van a sobrevivir las pequeñísimas, artesanales, donde se van a refugiar esos libros: el teatro, la poesía, cierto tipo de ensayos que muy difícilmente pueden en nuestros países llegar a un público vasto”, explicó.

Sin embargo, el narrador planteó entre las ventajas una difusión mucho mayor a la que los libros tenían en el pasado. “La creación de grandes empresas va a permitir que este mercado, que todavía es muy pequeño para quienes hablamos y escribimos en español, unos 500 millones de personas, vaya conquistando nuevos territorios, nuevos lectores, y nuestros libros puedan llegar a mercados con los que hace poco no podíamos soñar”, comentó.

“Cada vez hay más librerías, hecho fomentado por la llegada de los centros comerciales al interior del país. Cada vez hay más editoriales nuevas, y las viejas ponen sus miras en el país.", comenta un librero 

Vargas Llosa también destacó la posibilidad que tiene una empresa con recursos sólidos de apostar por nuevos escritores. A ese respecto, López Llovet aseguró que el grupo editorial pretende publicar en Perú a autores locales. Uno de ellos es Hugo Coya, autor de Los secretos de Elvira, publicado por Penguin Random House en Lima, un relato de no ficción sobre una peruana que fue doble espía en la Segunda Guerra Mundial. “La primera edición de 2.500 ejemplares fue lanzada en la segunda mitad de noviembre y está a punto de agotarse. Ya hay planes para otra nueva. Muchos escritores peruanos tuvieron que emigrar debido a las escasas opciones editoriales; sin embargo, todo indica que hay un crecimiento sostenido del número de peruanos que ahora leen”, dijo Coya.

La mirada favorable del mercado editorial peruano es compartida por el español Carlos Lorenzo, uno de los fundadores de una pequeña librería en Lima en 2014, La Libre. “Cada vez hay más librerías, hecho fomentado por la llegada de los centros comerciales al interior del país. Cada vez hay más editoriales nuevas, y las viejas ponen sus miras en el país. Por ejemplo, Penguin Random House, el mayor grupo editorial del mundo. Y el Fondo de Cultura Económica ha traído un nuevo equipo comercial en enero”. Aunque Lorenzo precisa que Perú, en términos editoriales, está pasando por el proceso que ya tuvieron Brasil, México, Argentina y Colombia, en ese orden. El librero estima que al país, en este sector “le falta por despegar, por lo que tiene mucho por crecer”.

Aunque la CPL destaca que en la Feria Internacional del Libro de 2014 recibieron más de 448.000 visitantes, considera que la perspectiva del sector solo será propicia si el Congreso prorroga la exención del IGV (Impuesto General a las Ventas) a los libros, que rige desde 2003.