Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
cámara oculta

‘Cinéma espagnol’

Se está celebrando esta semana en la ciudad francesa de Nantes el 25º Festival de cine español. Una iniciativa privada que este año ofrece de nuevo las películas más destacadas en los últimos meses más alguna otra joya oculta que el festival descubre por su cuenta; además, se rinde homenaje a los directores Carlos Saura y Fernando Trueba, se organiza un ciclo sobre el reciente cine vasco, una exposición sobre añoradas salas de cine españolas hoy destruidas, un repaso a la memoria del spaghetti western, un curioso recordatorio de la presencia de Francia en películas españolas entre las que se incluye hasta la Agustina de Aragón de Aurora Bautista, un concierto de flamenco, jazz… Con la imagen de Juan Diego Botto en el cartel oficial, se trata, sin duda, de un homenaje a la historia y la realidad actual del cine español. Una barbaridad.

Por su parte, en octubre, en Toulouse, se celebrará otro festival similar, Cinespaña, ya en su vigésima edición. Y en Marsella, en noviembre, Cine horizontes, igualmente dedicado al cine español, presentará su 14ª convocatoria. Y no olvidar las celebraciones de Espagnolas en Paris, que en la capital francesa siguen estimulando, año tras año, la distribución y el consumo de cine español. Aun siendo la francesa la más potente cinematografía europea, algo ve en nuestro cine que, por su parte los gobernantes españoles ignoran. Veremos qué pasa tras el intenso año de elecciones que tenemos por delante. Porque la preocupación por la gestión cultural no aparece en términos diáfanos en los distintos programas electorales. Cierto que hay otras preocupaciones prioritarias pero da la impresión de que de nuevo la cultura y el cine son cuestiones de segundo orden. Y como los franceses tantos españoles a los que sólo les queda la protesta. Recuerdo al director del Museo Nacional del Teatro, Andrés Peláez, que al recibir un premio por su muy buena labor, gritó con energía: “La Cultura es la señora de la casa, y Hacienda es su criada”. Pues eso.