Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huella genética en Arganda del Rey

Miguel de Cervantes dejó escrito que era natural de Alcalá de Henares, pero Arganda del Rey reivindica ahora un lugar en esta historia

Placa en la iglesia de San Juan Bautista de Arganda del Rey.
Placa en la iglesia de San Juan Bautista de Arganda del Rey.

Miguel de Cervantes dejó escrito que era natural de Alcalá de Henares (Madrid) y el registro bautismal así lo certifica, pero la vecina Arganda del Rey reivindica ahora un lugar en esta historia. Planea poner una placa en la vivienda natal de la madre del autor, Leonor de Cortinas, hija única de una acaudalada familia. Así lo sostiene Javier Díaz, concejal de Cultura: “Cervantes nació aquí, en una casa que queda en pie en la calle San Juan. Era costumbre que las mujeres fuesen a casa de sus madres a dar a luz. Lo que pasa es que el archivo es bautismal y no de nacimiento”. Y Julio Cerdá, director del archivo, lo remarca: “Arganda era parte de la comarca de Alcalá, por eso pudo escribir que había nacido allí. Y por la Universidad, que daba más prestigio”.

Doña Leonor era hija natural de Elvira de Cortinas, enterrada en la antigua iglesia parroquial de San Juan Bautista. Una placa recuerda que allí reposan sus huesos junto a los de los bisabuelos y tatarabuelos maternos del autor de El Quijote. Por eso ahora que se habla de comparar el ADN de los huesos del supuesto Cervantes con los de su hermana menor, monja carmelita, Arganda recuerda que en su templo también hay huella genética. La iglesia se reconstruyó y hay un osario común. Por la importancia de la familia los estudiosos imaginan que los restos estarán cerca de lo que era el altar.