Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Opereta y revista se dan la mano

Gershwin y Alonso se juntan en un programa doble en el Teatro de la Zarzuela

Se estrena en España la obra del americano a 90 años de su composición

Un momento de la representación de 'Lady, be good', en el Teatro de la Zarzuela.
Un momento de la representación de 'Lady, be good', en el Teatro de la Zarzuela.

“La obra de Gershwin tiene la misma calidad y es tan bonita como la de Mozart”, dice rotundo el director del Teatro de la Zarzuela, Paolo Pinamonti. Ahora afronta otro de los hitos con los que intenta marcar, desde que asumió en 2011 las riendas del coliseo, la apertura a otras músicas que están íntimamente ligadas a la producción zarzuelística. Por un lado, el estreno en España del Lady, be good de George Gershwin cuando se han cumplido 90 años de su primera representación en Broadway; y por otro, la recuperación de Luna de miel en El Cairo,una revista de Francisco Alonso vestida de la elegancia de la opereta. Un programa doble lleno de optimismo y desparpajo.

 La partitura de Gershwin, con letras de su hermano mayor Ira, tiene un conjunto de melodías notables que muestran el potencial de un joven compositor que aspiraba a convertirse en imprescindible para comprender la música del siglo XX. “Estoy sorprendido al darme cuenta de las numerosas similitudes que hay entre ambas obras, porque Lady, be good es de 1924 y Luna de miel en El Cairo de 1942, y es alucinante darse cuenta de que Alonso estuvo realmente influenciado por la obra de Gershwin, y tener la oportunidad de ver las dos creaciones juntas nos hace darnos cuenta de las cosas en común que tienen”, dice Kevin Farrell, director musical de este doble programa y que ya estrenó su visión de la opereta de Gershwin junto a Pinamonti cuando este era director de La Fenice veneciana. Según Farrell, lo más probable es que Alonso escuchara grabaciones de las obras del estadounidense y se inspirara en ellas para crear su música.

“Ya está bien de que solo hagamos caso a esa gravedad de la ópera”

Emilio Sagi

Como curiosidad, una de las piezas que hoy son universales del repertorio de Gershwin estuvo en la partitura de esta opereta, la canción The Man I Love, que fue retirada del conjunto de números de esta obra después de varias interpretaciones por distintas localidades estadounidenses. La pieza no gustó y Gershwin la retiró, a pesar de que hoy parece una canción imprescindible y una verdadera joya del repertorio del siglo XX. En esta nueva producción podrá escucharse dentro de la obra para la que Gershwin la escribió —aunque entonces se llamara The Girl I Love—.

De la dirección de escena de este programa se encarga Emilio Sagi, que aporta su toque genuino a lo que son “dos producciones distintas, aunque vayan juntas en el programa”. Para él, la vuelta de Luna de miel en El Cairo supone una buena noticia y una oportunidad para devolvernos una etapa de la música española. “Me gusta mucho que con estas dos obras se reivindique la música de entretenimiento. Creo que ya está bien de que en este país nuestro solo hagamos caso a esa gravedad de la música clásica y la ópera. Dicen que esa música frívola no interesa, pero hay que ser conscientes de la historia de cada país con su música y de lo que sirvió para calentar el corazón y arrojar un aspecto positivo, como el cuplé o el cabaret. Es otro género, pero es tan válido como cualquier otro, y hay que buscar la manera de hacerlo contemporáneo”, cuenta Sagi. Para él la revista arrojó optimismo y ayudó a olvidar la rutina a aquellos españoles que vivían en un país de posguerra frío y desolador bajo una dictadura, y aquella música fresca y entretenida servía para aliviar sus angustias.

La relación entre ambas piezas fluye de ese torrente por el cual la revista española bebía de la influencia de los grandes musicales que se estrenaban en Broadway a partir de los años veinte. Para Pinamonti no es solo una cuestión de reivindicar una música de entretenimiento, sino de apostar por una creación de calidad como la de Alonso. “No tenemos que defenderla porque sea una música para el entretenimiento, sino porque es muy bien hecha, importante, bien escrita, con una magnífica melodía”, cuenta el director del teatro. Como muestra, los organizadores de este doble programa hablan de la reacción del público en el estreno general del pasado jueves: en su mayoría gente joven, “aplaudieron con muchas ganas” cada una de las partes de esta apuesta del Teatro de la Zarzuela. Este doble programa podrá verse en el teatro hasta el 15 de febrero.