Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Ervin Drake, compositor que dio a Sinatra su canción talismán

Billie Holiday, Ella Fitzgerald, Tony Bennet, Robin Williams o Jamie Cullum también han interpretado sus obras

El compositor Ervin Drake.
El compositor Ervin Drake.

Cuando Sinatra finalizó la grabación de la canción It Was a Very Good Year exclamó: “¡Esto es más largo que el primer acto de Hamlet!”. Cerca de cinco minutos para una composición que se dibujaba como una balada autobiográfica del cantante adelantándose algunos años a la celebrada My Way. La composición había sido escrita por Ervin Drake, un músico y letrista que ya había creado clasicos para intérpretes como Billie Holiday, Ella Fitzgerald o las populares Andrews Sisters.

Ervin Drake había nacido en 1920 en Nueva York en el seno de una familia de inmigrantes judíos de la Europa del Este. Ervin Maurice Druckman —más tarde cambió su apellido por Drake— creció en un ambiente familiar de músicos y futuros dibujantes de cómics. Su primer reconocimiento le llega en la década de los años cuarenta con la adaptación de la canción brasileña Tico-Tico, popular en la voz de Carmen Miranda y que el dúo The Andrews Sisters graba en inglés en 1944 popularizando la música carioca en el mercado americano. Los ritmos latinoamericanos conocen su primera edad de oro en los musicales de Hollywood y Drake compone canciones de éxitos para músicos como Xavier Cugat, exponente de este exotismo promocionado por la meca del cine.

Como otros compositores de origen judío, George Gershwin, Irving Berlin y Jerome Kern, Drake sabrá bucear en la geografía musical americana. Junto con Hans Lengfelder escribe la letra para una pieza convertida en un clásico del jazz, Perdido, compuesta por el músico portorriqueño Juan Tizol para Duke Ellington. Voces como la de Ella Fitzgerald, Sara Vaughan, Carmen McRae y otras damas del jazz dejarán su huella. Drake estará también detrás de otro de los grandes clásicos, Good Morning Heartache, escrita a medias con la compositora Irene Higginbothm y que inmortalizó Billie Holiday. En los años setenta el tema conocerá un revival gracias a la versión de Diana Ross para la película El ocaso de una estrella, fallida biografía sobre la vida de Billie Holiday.

Drake trabajó para la televisión en algunos de los shows más populares que se produjeron en los años cincuenta. Con la llegada del rock and roll, al igual que otros músicos de su generación, su estilo empezó a parecer cosa del pasado. Para el grupo de folk The Kingston Trio escribió en 1961 la canción It Was a Very Good Year, pero habrá que esperar cuatro años para que el tema encuentre su destino. Sinatra prepara el álbum September of My Years para su nuevo sello, Reprise; el disco recoge la madurez del cantante —acaba de cumplir cincuenta años— en una serie de canciones que hablan del paso del tiempo y la cercanía de la vejez. La canción escrita por Drake acabará por convertirse en el tema talismán del álbum y redescubre a un Sinatra en la cima de su maestría interpretativa.

El pasado 15 de enero Ervin Drake moría a causa de un cáncer en su casa en Great Neck, Nueva York. Tenía 95 años. Unos pocos meses antes de morir, el pianista y cantante Jamie Cullum le había ofrecido un último tributo, la grabación de Good Morning Heartache en su álbum Interlude.