Bailleres, el apoderado mexicano de Morante, desembarca en Europa

Su empresa presentó en Madrid la Fusión Internacional por la Tauromaquia, que supone la unión con los empresarios Simón Casas y José Cutiño

El matador José Tomás en la plaza de toros de Juriquilla, Estado de Querétaro (México).
El matador José Tomás en la plaza de toros de Juriquilla, Estado de Querétaro (México).

La empresa Espectáculos Taurinos de México S.A. (ETMSA), que preside el potentado Alberto Bailleres, ha presentado esta mañana en Madrid la Fusión Internacional por la Tauromaquia (FIT), que consiste en la unión con los empresarios Simón Casas y José Cutiño con la supuesta intención de aumentar su control sobre la fiesta de los toros, bien cimentado en el país centroamericano.

Bailleres es el apoderado de Morante de la Puebla, el empresario de diez plazas mexicanas y de la de Córdoba, y mantiene un acuerdo con Alejandro Talavante para sus actuaciones en América. Posee dos ganaderías en el país americano y una tercera, la de Zalduendo, en España, adquirida recientemente. Es el segundo hombre más rico de México, y dirige un potente grupo empresarial con intereses en el comercio, la minería, metalurgia, seguros y finanzas, entre otros.

Con estos avales ha organizado una rueda de prensa en Madrid en la que no ha estado presente, y su representante, Antonio Barrera, ha sido el encargado de contar que se unen a Casas y Cutiño -empresarios de las plazas de Nimes, Valencia, Málaga, Zaragoza, Badajoz y Almendralejo, entre otras- para ‘potenciar la fiesta de los toros’ desde su amor y pasión por la tauromaquia.

Barrera señaló que cada plaza mantendrá su personalidad, y que el proyecto ‘apuesta por mejorar el modelo de gestión, poniendo los medios para acercar los valores de la tauromaquia a las nuevas generaciones’.

Simón Casas añadió que ‘esta fusión es un mensaje a favor de la fiesta de los toros’. ‘Bajo la presidencia de Bailleres -añadió- fusionamos las plazas, los equipos de trabajo y las economías para mejorar la producción de nuestros espectáculos’.

Por su parte, José Cutiño se mostró convencido de que la fusión anunciada es una oportunidad para defender la fiesta, atajar sus problemas, consolidar las plazas en las que ya trabajan y promocionar los festejos para noveles. ‘Tenemos ilusiones, nuevas ideas y medios para llevarlas a cabo’, concluyó.

Como suele ocurrir en este tipo de presentaciones, las buenas intenciones y las bellas palabras destacaron sobre el contenido real del acuerdo pactado. En realidad, se desconoce en qué consiste la Fusión Internacional por la Tauromaquia, el papel de cada una de las tres partes, cuál será la aportación económica de la empresa de Bailleres y el control que este ejercerá sobre las plazas que actualmente dirigen Casas y Cutiño. Parece claro, no obstante, que el objetivo del empresario mexicano es establecerse taurinamente en España y Francia, centro neurálgico de la tauromaquia. Como se recordará, el pasado año se rumoreó que el empresario mexicano podría estar detrás del veto de cinco figuras a la plaza de la Maestranza en un intento de aprovechar el posible conflicto entre la empresa Pagés y la propiedad del coso para presentar su candidatura para dirigir la plaza sevillana.

El acto se celebró en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid y contó con la presencia de los toreros Morante de la Puebla, Daniel Luque y Ginés Marín, y representantes de ganaderos y empresarios.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS