Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Premios Forqué coronan a ‘La isla mínima’

Los galardones abren la carrera a los Goya con dos estatuillas para el filme de Alberto Rodríguez

El director Alberto Rodríguez (2i) con el elenco de 'La Isla Mínima'
El director Alberto Rodríguez (2i) con el elenco de 'La Isla Mínima' EFE

“¡Declaro oficialmente inaugurada la fiesta del cine español!”. La humorista Ana Morgade, encaramada a un balcón de atrezzo y ataviada con una banda roja, abrió así la XX edición del Premio Cinematográfico José María Forqué, celebrada el lunes por la noche. El chupinazo no se refería solo a la gala de los premios otorgados por los productores audiovisuales, sino a la temporada de galardones del cine español, que se alargará hasta la entrega de los Goya el 7 de febrero. El primero en descorchar el champán en estos aires de verbena fue el equipo de La isla mínima. El filme de Alberto Rodríguez se hizo con los premios a mejor largometraje de ficción y a mejor actor (Javier Gutiérrez), lo que la sitúa como favorita ante los Goya hasta el siguiente tramo de carrera. Magical Girl, la otra promesa de la noche, se llevó el galardón a mejor actriz para Bárbara Lennie, favorita (ahora con reválida) para elcabezón.

Ganadores y nominados

Mejor largometraje de ficción

  • El niño, dirigida por Daniel Monzón.
  • La isla mínima, dirigida por Alberto Rodríguez.
  • Magical Girl, dirigida por Carlos Vermut.
  • Ocho apellidos vascos, dirigida por Emilio Martínez-Lázaro.
  • Relatos salvajes, dirigida por Damián Szifron.

Mejor actriz

  • Bárbara Lennie (por Magical Girl).
  • Elena Anaya (por Todos están muertos).
  • Ingrid García-Jonsson (por Hermosa juventud).
  • Natalia Tena (por 10.000 km).

Mejor actor

  • Javier Gutiérrez (por La isla mínima).
  • Raúl Arévalo (por La isla mínima).
  • José Sacristán (por Magical Girl).
  • Karra Elejalde (por Ocho apellidos vascos).

Mejor película latinoamericana

  • Relatos salvajes, dirigida por Damián Szifron.

Mejor película documental y/o de animación

  • Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo, dirigida por Javier Fesser.

Medalla de Oro de EGEDA

  • RTVE

Los Forqué son estatuillas con truco: dan una y prometen otra. Al menos, así se les ha considerado desde su creación en 1996. Los gustos de EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales) coinciden con frecuencia con los de la Academia. Tras la gala, Rodríguez (Grupo 7) se apresuraba a señalar que son “premios distintos, con perfiles distintos”, mientras trataba de disimular la sonrisa. Pero el que gana los Forqué sabe que está en todas las quinielas de los Goya. Así, Relatos salvajes, que tiene doble nominación a mejor película española y a mejor película latinoamericana en ambos premios, está hoy más cerca de dilucidar su suerte: los Forqué le han señalado como el largometraje más relevante del año en América Latina.Mortadelo y Filemón contra Jimmy El Cachondo reafirma, con el premio de EGEDA a mejor película de animación y documental, su candidatura a los galardones de la Academia.

Es fácil que haya varias perdedoras en una gala con solo seis premios, uno de ellos, la Medalla de Oro de EGEDA, concedido a RTVE por “su intensa e histórica actividad en la producción, difusión, promoción, compromiso y emisión de cine español”. Pero es El niño quien más sufrió por irse de vacío. La película de Daniel Monzón (Celda 211) es la otra gran candidata a los Goya y la contraparte de La isla mínima en un duelo anunciado: la primera tiene 16 candidaturas a los Goya, la segunda 17 (en 16 categorías). Los directores se apresuraron el lunes a disipar la tensión. “Debe llevárselo Alberto [Rodríguez], sería un reconocimiento que aún no ha tenido”, decía Monzón de su colega. El primero replicaba: “Daniel es un buen amigo. Las películas, más que enfrentadas, están hermanadas. Yo he visto cómo se ensayaba debajo de mi casa. Sabemos que no hay tensión”.

La gala (una verbena televisiva clásica, con sus números de baile, sus halagos entre compañeros y sus monólogos de humor benevolente) fue, sobre todo, plácida. Los productores, grandes protagonistas de la noche, se mostraban satisfechos de este “buen año para el cine español”. 2014 ha visto fenómenos de taquilla como Ocho apellidos vascos (otra de las competidoras en la categoría de mejor película), el filme a español más visto en España, con más de 6,5 millones de espectadores. El niño, también nominada, se emite aún en 45 salas cinco meses después de su estreno. La isla mínima ha vendido más de un millón de entradas, y Magical Girl, la producción con menor presupuesto de las nominadas y sorprendente Concha de Oro en el Festival de San Sebastián, ha superado los 25.000 espectadores con una docena de copias en circulación. “Este año ha habido una especie de reconciliación con el público”, opina su director, Carlos Vermut, “Incluso una película como la nuestra ha tenido más espectadores de los que en principio esperábamos”.

El actor Javier Gutiérrez recibe el premio al mejor actor por 'La Isla mínima' ampliar foto
El actor Javier Gutiérrez recibe el premio al mejor actor por 'La Isla mínima' Getty Images

La del lunes fue la primera celebración en años de una industria que entre 2007 y 2012 perdió 24 millones de espectadores. Ana Morgade blandía entre aplausos, al principio de la gala, un dato esperanzador: hasta noviembre, 20 millones de espectadores acudieron a las salas, lo que supone el mejor dato en nueve años según la consultora Rentrak. Tal era la sensación de alivio que José Ignacio Wert, ministro de Cultura, pudo respirar tranquilo entre los demás asistentes al evento. El ministro, que el año pasado no acudió a la gala de los Goya, apenas tuvo que sufrir los dardos del gremio. Solo la compañía teatral Ron Lalá se atrevió a nombrar el IVA en su número cómico, y la temida palabra no volvió a ser pronunciada en la hora y media de festejo. Enrique Cerezo, presidente de EGEDA, fue el único en dirigirse directamente a Wert: “Señor ministro, no nos han tratado a la industria cultural como se merece, pero también es justo reconocer su valentía al acompañarnos esta noche. No vamos a hacerle ningún reproche, usted ya sabe lo que piensa la industria de la cultura”. Lo que pensaba no pasó el lunes de algún rapapolvo velado, en una entente cordiale con el Ministerio. Lo importante, al menos entonces, era volver a celebrar.

Más información