Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Emociones distantes

Visualmente, el espectáculo fue descorazonador; musicalmente, todo tuvo otro nivel

Una versión en concierto de una ópera, por su propia naturaleza y sea el título que sea, requiere siempre cuidados especiales para que las esencias del género lírico se mantengan, las emociones no decaigan y el espectáculo tenga su propia personalidad. De entrada es discutible limitar el apartado teatral y visual de una ópera, pero a veces se hace de la necesidad virtud, y se recuperan con este formato títulos casi desconocidos o se realizan algunas versiones de insólito interés por la disponibilidad temporal de algunos intérpretes.

ROMÉO ET JULIETTE

De Charles Gounod. Ópera en versión de concierto. Con Roberto Alagna y Sonya Yoncheva. Director musical: Michel Plasson. Sinfónica de Madrid, Coro Intermezzo. Teatro Real, 16 de diciembre.

La programación de Roméo et Juliette, de Gounod, en versión concierto me parece un poco forzada -la excusa “a los 140 años de su estreno en el Real” que figura en el programa general de la temporada del Real es ridícula- y la renuncia a una versión al menos semiescenificada intensifica los riesgos. Una cosa es prescindir de escenografía y vestuario y otra, muy distinta, del gesto teatral, más todavía en una obra basada en Shakespeare. Así, visualmente hablando, el espectáculo fue de una frialdad descorazonadora, cuando un mínimo trabajo expresivo en los personajes principales podría haber elevado la ópera a otras cotas artísticas, más en consonancia con su capacidad reflexiva y humanista. Los movimientos estereotipados, la uniformidad en la presentación y hasta los tics de otras épocas no solamente distraen sino que también distancian.

Musicalmente todo tuvo otro nivel. El tenor francés de origen siciliano Roberto Alagna mantiene su tirón mediatico con el paso del tiempo, y su actuación fue muy superior a la última en este teatro, en junio de 2008, con un recital en torno a Verdi de triste recuerdo. Roméo es seguramente uno de los grandes papeles de su carrera, en esa equilibrada confluencia de estilo, fraseo y color que se manifestó a la perfección en todo el segundo acto y, en general, en toda la representación. Momentos como la cavatina Lève-toi, soleil del segundo acto o el dúo Nuit d´hyménée del cuarto acto fueron realmente emotivos.

A su lado la soprano búlgara Sonya Yoncheva mostró su empuje y buen momento vocal en el personaje de Juliette, formando con Alagna una buena pareja musical , bien arropada desde la dirección musical por el veterano maestro francés Michel Plasson, toda una garantía en este repertorio. De hecho mereció aclamaciones y bravos ya en el intermedio del concierto. En enero Alagna y Plasson se desplazan a Bilbao para representar Werther, de Massenet, en la temporada de la ABAO, aunque aqui con escena incluida.Los triunfadores de la noche fueron el trío Alagna- Yoncheva- Plasson, pero el reparto vocal en su conjunto fue de notable entidad y la orquesta y coro del Teatro Real realizaron un trabajo enjundioso y de calidad. Flotaba en cualquier caso en el ambiente cierta sensación de melancolía. Podía pensarse en que se había retrocedido un par de décadas y la ópera volvía a tener ese tufillo museístico y sentimentaloide. Quizás sea solo una impresión, no sé...

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS