Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Beatriz de Moura, premiada por los libreros de Madrid

La editora, quien recientemente pasó su editorial a Planeta, les agradeció el galardón y destacó la labor titánica que hacen a diario

Beatriz de Moura, fundadora de la editorial Tusquets.
Beatriz de Moura, fundadora de la editorial Tusquets.

Cada año, desde hace 14, en el ecosistema madrileño de los libreros las tormentas que azotan al sector parecen esfumarse y, aunque sea por una sola noche, los supervivientes se reúnen para celebrar su interdependencia. Se fijan en aquello que les despierta “las mejores sensaciones” y premian con estatuillas a quienes hacen posibles “los mejores libros.” Ayer, en el Museo ABC, los elogios y los aplausos fueron para las escritoras Nell Leyshon y Margarita del Pozo, el ilustrador Raúl Nieto Guridi y la editora Beatriz de Moura.

Para ser considerada una leyenda en el mundo de la edición, la fundadora de Tusquets tuvo que aprender el oficio siendo “la curranta de Lumen”, echar andar y consolidar una editorial de proyección panhispánica, armar un catálogo con nombres como Samuel Beckett, Gabriel García Márquez, Woddy Allen, Salvador Dalí, Ernst Jünger, Milan Kundera, Haruki Murakami, Luis Landero o Almudena Grandes, atreverse a combinar libros políticos, científicos, poéticos y eróticos, y fomentar con pasión desbordada el hábito de la lectura. Así que por eso­ —por todo eso— el Gremio de Libreros de Madrid le otorgó el Premio Leyenda de este año, después de proyectar un video con instantáneas en las que la editora nacida en Río de Janeiro (Brasil) hace 75 años aparecía al lado de sus cómplices y amigos.

Ante el micrófono, de Moura —la falda y el jersey color negro, las gafas a media nariz, la cadencia brasileira— comenzó a hablar con soltura de “estos tiempos de quién sabe qué.” De los cambios previsibles y de los insospechados en el sector editorial, del “creciente despliegue de casetas” y de “la menguante pasión lectora de la multitud paseante” cada año en la Feria del Libro del Retiro, de aquellos que la han antecedido en este premio, “como Jorge Herralde, el rival necesario, y Juan Cruz, el querido amigo”, de lo que supuso “retirarse del frente sin rendirse” al traspasar su editorial al Grupo Planeta hace unos meses y, cómo no, de los libreros, “a los que sí que habría que otorgarles un Premio Leyenda por sus resistencia en la labor titánica que hacen a diario.”

No exageraba la editora, pues el Barómetro de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL), correspondiente al segundo cuatrimestre de 2014, indica un descenso del 7,4% en las ventas de ejemplares. Varias librerías, además, han tenido que cerrar. Y otras se han visto obligadas a “diversificar el negocio”, ofreciendo a la gente no sólo libros, sino también café o talleres. “A todos nos preocupa la piratería, pero quizá más el hecho de que se esté perdiendo el gusto por leer”, apostilló la creadora de la colección “Cuadernos Marginales.”

Estos premios, sin dotación económica, encumbraron ayer, además, como Libro del Año a Del color de la Leche (Sexto Piso), de la novelista y dramaturga inglesa Nell Leyshon, “por dar voz a todos aquellos que quedan fuera de los libros de historia”, y como Mejor Álbum Ilustrado a El Rebaño (La Fragatina), escrito por Margarita del Pozo e ilustrado por Gurini, “por demostrar lo fascinante que resulta de vez en cuando salirse de la fila.”

Ya en los corrillos, entre canapés y copas de vino, los libreros conversaban sobre la proliferación de los best sellers en las grandes superficies y de la poca formación que tienen sus empleados, de la apertura de nuevas librerías de barrio “a pesar de la crisis”, de los pros y los contras del gigante Amazon y, sobre todo, de la importancia de seguir siendo los prescriptores literarios para el gran público. El dibujante Raúl Nieto Guridi contó que lo que siempre le ha llamado la atención es la manera tan sutil en que un librero o librera le ha descubierto autores que han influido en su vida y en su profesión. “Y eso no lo sustituye ninguna web. Cada vez hay más páginas electrónicas, pero nada como los valientes y supervivientes libreros”, sentenció.