CRÍTICA | ZARZUELA
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

De boleros y homenajes

Un momento de 'Los diamantes de la corona' en el teatro de La Zarzuela.
Un momento de 'Los diamantes de la corona' en el teatro de La Zarzuela. Fernando Marcos

Fue una noche de guiños afectivos. “Niñas que a vender flores vais a Granada, no paséis por la sierra de la Alpujarra”. Qué maravilla de bolero. En cierto modo, creó la atmósfera de una representación marcada por las evocaciones. En ella se rindió un homenaje de reconocimiento a Pedro Moreno por sus muchos años de trabajo como figurinista, justamente en un espectáculo en el que el vestuario es fantástico.

También se recuerda a Rafael Frühbeck de Burgos. Estaba anunciado para llevar a cabo la dirección musical de esta zarzuela pero la muerte salió al encuentro, ay. Oliver Diaz le hizo justicia con una lectura musical nítida y precisa. La orquesta de la Comunidad de Madrid respondió como en sus mejores días. Y también estuvo brillante el coro del teatro de La Zarzuela, tanto desde el punto de vista teatral como musical, bajo la matizada dirección de Antonio Fauró. Fue, digámoslo de entrada, una representación tan extraña como conmovedora. El primer acto, allá en los subterráneos, resultó aburrido, tal vez porque al tenor le faltó empuje y claridad en los pasajes hablados.

Pero cuando el escenario cambia y se va a la superficie todo se transforma, y José Carlos Plaza realiza un trabajo magistral de dirección teatral. Con intencionalidad, con una comicidad medida y sabia, con un logradísimo rítmo escénico. Los figurines son de ensueño y la escenografía provoca incluso una ovación nada más levantarse el telón en el último acto. Antes ya nos había dejado sorprendidos por su iluminación, su colorido y su sentido de la composición. Entre unas y otras cosas, el espectador queda atrapado.

LOS DIAMANTES DE LA CORONA

De Francisco Asenjo Barbieri. Con María José Moreno, Cristina Faus, Dario Schmunck, Ricardo Muñiz, Gerardo Bullón y Fernado Latorre, entre otros. Dirección musical: Oliver Diaz. Dirección de escena: José Carlos Plaza. Escenografía: Francisco Leal. Vestuario: Pedro Moreno. Teatro de La Zarzuela, 26 de noviembre.

El enfoque teatral marca el espectáculo en su conjunto y arropa las intervenciones vocales. Las dos mujeres están estupendas. María José Moreno despliega su elegancia en escena con naturalidad y transparencia. Cristina Faus arrebata gracias a su cautivadora clase musical y escénica. Los hombres mantienen el tipo con dignidad y solvencia. Con todo ello el público se deja llevar y al final acaba envuelto en una representación que, a partir de cierto momento, hipnotiza. En enero Los diamantes de la corona visita el Teatro San Carlos de Lisboa.

Algunos de los protagonistas principales de la historia de esta zarzuela son portugueses, con lo que la programación en el coqueto teatro lisboeta adquiere una connotación especial. En Madrid se representa 15 veces hasta el 14 de diciembre con dos repartos vocales alternándose. José Carlos Plaza define la obra como una “caja de sorpresas” y no le faltan razones. Es divertida y su montaje es verdaderamente imaginativo. Y además tiene uno de esos boleros de los que se quedan en la memoria, un bolero para la eternidad.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS