Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ‘femme fatale’ china para Buñuel

La película ganadora de la Berlinale, 'Black coal', de Diao Yinan, esconde la pasión de su creador por el cineasta aragonés

El director chino Diao Yinan, retratado en San Sebastián.
El director chino Diao Yinan, retratado en San Sebastián.

En un thriller, la mejor arma para enganchar al espectador es la imprevisibilidad. Si algo tiene Black coal, la película china que ganó el Oso de Oro de la última Berlinale, es que el público nunca sabe qué va a pasar. Solo conoce que el motor del protagonista es la obsesión, sentimiento que abruma a un policía retirado cada vez que recuerda un caso que jamás llegó a resolver y que cinco años después vuelve a cruzarse en su camino. Sucio, salvaje, con sorpresas muy meditadas de guion pero que en pantalla estallan, el tercer filme de Diao Yinan (Xian, 1969) nace de la mente de un cineasta que confiesa su profundo amor por Luis Buñuel. Y eso sí que es sorprender al público.

Black coal, que se estrenó el pasado fin de semana en España, tiene un policía, una femme fatale, cuerpos descuartizados por toda China... "Pues el guion era mucho más largo. Tuve que simplificar mucho la trama antes de rodar, y en montaje reduje a 106 minutos los 210 iniciales". Como ocurre con trabajos de muchos otros cineastas en cualquier parte del mundo en la actualidad, Diao Yinan usa el thriller para mostrar cómo es China, porque, en general, el thriller alberga el cine social del siglo XXI: "En China no se hacen muchos thrillers, pero sí soy consciente de este fenómeno. En realidad, nació así: el primer auge de este género ocurrió en Estados Unidos tras la Gran Depresión. Lo mismo ocurre en Francia en sus momentos de crisis. El buen cine negro tiene raigambre social. Creo que actualmente casi todos los cineastas bebemos de las mismas fuentes, tenemos un conocimiento profundo de la historia del cine, y a todos nos influyen los hermanos Coen o David Lynch. Al final, me dan igual las etiquetas: contamos historias y ellas nos piden el género". Y eso vale para Black coal: "He leído mucho Dashiel Hammett, por ejemplo, también me ha influido Hemingway. Dicho esto, mi historia es local, jamás pensé que sería exportable. Pero sí es cierto también que cuando eres joven y te apasionas con ese tipo de novelas, te queda la esencia de que no existe el bien o el mal puro, sino que la vida se mueve en los grises. Sus protagonista son atractivos en su permeabilidad moral, te puedes creer uno de ellos. Es una influencia innegable".

Diao Yinan recuerda sus años de la Academia de Cine, y de cómo vio mucho cine estadounidense y descubrió al creador que más le ha impresionado: Luis Buñuel ("Es el más grande de todos"). La femme fatale de Black coal podría recordar en su naturaleza -que ineludiblemente le empuja al mal- a algunos de los personajes del aragonés, una de sus influencias: "Alfred Hitchcock desarrolló muy bien el concepto de femme fatale que va más allá, de personajes que rompen con lo que el espectador cree que es la verdad. Destrozan las apariencias. Son supervivientes que a veces luchan contra la clase social que las engulle... aunque eso solo se ve de fondo. Con Jia Zhangke me une el contar la China de hoy, aunque diferimos en lo formal. ¿Buñuel? Está en cada plano aunque yo no quiera. Su cine es como el jazz en la música: más complejo, más turbio, más difícil que el rock and roll, melodías de ganadores. La vida es un espacio gris, y eso es lo que mostraba Buñuel. Belle de jour, Viridiana... Me interesa tanto su etapa surrealista como la mexicana. Los olvidados... No me puedo olvidar de El discreto encanto de la burguesía. Nunca llegó a filmar un film noir puro, pero en sus atmósferas siempre está el thriller, la tensión. Me gusta la actitud de Buñuel ante la vida, ese cinismo con el que se burla de nosotros. Me encanta cómo nos confunde a los espectadores".

El cineasta, presente en el festival de San Sebastián en la sección Perlas de otros Festivales, se lamenta: al día siguiente viaja a Madrid y no ha preparado el viaje como para visitar sitios buñuelenses o conocer a la gente que trabajó con el genio. "No sabía que podía haber preparado esos encuentros. Para una vez que estoy en España...". Tendrá que volver para conocer Calanda.

Más información