Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

José Luis Castillejo, experimentador de la escritura

Formó parte del grupo Zaj, corriente de 'arte experimental' que surgió en España durante la segunda mitad de los años sesenta del pasado siglo

José Luis Castillejo, escritor y diplomático.
José Luis Castillejo, escritor y diplomático.

Durante la segunda mitad de los años sesenta del pasado siglo surgió en España una corriente de “arte experimental” que se hizo visible en la música atonal y aleatoria, en la poesía concreta, en cierto tipo de cine, en los happenings y muy particularmente con la presencia del grupo Zaj (formado por Juan Hidalgo, Walter Marchetti, Ramón Barce, José Luis Castillejo, Esther Ferrer,…) que realizaba performances, conciertos y editaba libros y tarjetas que se enviaban por correo. Detrás de todas estas actividades se encontraba José Luis Castillejo (Sevilla, 1930) que ha dejado inesperadamente este mundo en la mañana del 9 de septiembre en la lejana ciudad estadounidense de Houston. Siendo aún niño tuvo que acompañar a su familia en el exilio por Francia primero y Argentina después. Realizó estudios en Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, cursando la carrera de Derecho en España, para entrar después en la Escuela Diplomática (1955), donde fue el número uno de su promoción. Como diplomático ha ocupado diferentes responsabilidades en Estados Unidos (secretario de la Embajada de Washington, 1959), Argel, Bonn, Stuttgart, llegando al cargo de embajador en Nigeria (1978-1987).

Se interesó por la filosofía neopositivista y por la lógica formal, entrando en contacto con Wittgenstein, Popper y Russell, a la vez que por el arte abstracto, siendo amigo de los artistas más innovadores, hasta convertirse en un coleccionista de arte compulsivo. Empezó escribiendo en el Boletín Informativo del Seminario de Derecho Político, que dirigía Enrique Tierno Galván, y ha ejercido la crítica de arte en la revista norteamericana Art International (ensayos sobre Jim Dine, Roy Lichtenstein, Antoni Tàpies, Juan Genovés, etc.), entablando amistad con críticos como Clement Greenberg y Marcelin Pleynet. En la temprana fecha de 1968 publicó un importante libro de ensayos sobre arte, titulado Actualidad y participación, con el que se adelantó en la presentación en España de los movimientos más innovadores del momento.

Miembro del grupo Zaj, participó en todos sus actos y ediciones desde 1966 hasta 1969. Entre los libros que editó con Zaj se encuentran La caída del avión en terreno baldío (1967) y La política (1968). En 1966 participó en Londres en el Destruction in Art Symposium (DIAS), en el que coincidió con los miembros del movimiento artístico de las artes visuales, la música y la literatura Fluxus y con los accionistas vieneses. Inició su carrera como escritor vanguardista en 1967, animado por Juan Hidalgo. Después de abandonar Zaj siguió un periodo particularmente fecundo en el que escribió y publicó una serie de libros basados en las letras del alfabeto, entre los que destaca The Book of i’s (1969 y 1976), uno de las obras más puramente experimentales de su época, un punto culminante en el arte conceptual español, con el que convirtió la minúscula “i” en un hito.

Desde el punto de vista de la teoría, José Luis Castillejo se interesó por aportar las bases para formular una “escritura moderna” en la que prescinde de la narración, siguiendo los pasos de la pintura que había conseguido separarse de las imágenes o de la música que renuncia a la melodía. Fue un escritor que reflexionaba, indagaba y practicaba el arte de la escritura, pero que lo hacía intentando desvelar y superar las convenciones del medio escrito: del discurso, de la narración, de la semanticidad, de la alegoría, de la metáfora, problemas que son comunes a la poesía concreta, a la hipergrafía letrista y a la poesía visual, sin embargo, José Luis Castillejo insistía en que él no era un poeta, en que solo era escritor. Sus teorías, que se pueden resumir en el título “la escritura no escrita” han sido publicadas en diferentes libros y revistas. En los últimos años sus trabajos teóricos han cobrado nuevo interés, que se ha hecho evidente con la edición de sus Ensayos sobre arte y escritura (2013), mientras que su obra creativa se exhibe regularmente en exposiciones en importantes instituciones como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía o el Instituto Cervantes. Muchas de sus obras inéditas de los años setenta están depositadas en la Staatsgalerie de Stuttgart. Después de jubilarse como diplomático fijó su residencia en Houston (Texas) y retornó a la escritura experimental produciendo nuevos y asombrosos libros de artista, la muerte le sobrevino cuando estaba trabajando en uno.