Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“¿Crear una nueva canción desde Barajas al DCODE? Puede ser”

Desde Inglaterra llega Royal Blood, el dúo de rock formado por el cantante y bajista Mike Kerr y el batería Ben Thatcher, que presentan su nuevo disco

El grupo británico Royal blood. Ampliar foto
El grupo británico Royal blood.

El 13 de septiembre tienen un doble reto: presentarse a ellos mismos y dar a conocer su trabajo. El festival de música 2014 DCODE, que se celebrará ese día en el Campus de la Universidad Complutense de Madrid, tiene un nuevo estreno en su cuarta edición. Y anuncian que es una de las promesas del año. En pocos días, han alcanzado el récord de ventas en su país de los tres últimos años. 

Desde Inglaterra llega Royal Blood, el dúo de rock formado por el cantante y bajista Mike Kerr y el batería Ben Thatcher. En pocos días pisarán por primera vez en España y presentarán su primer álbum Royal Blooden la capital. Además de llevar los instrumentos, su maleta está cargada de entusiasmo y energía.“Nos encanta viajar, descubrir nuevos países y tenemos muchas ganas de estar en España, conocer a los españoles y actuar ante ellos. Estamos muy ilusionados”, cuenta Kerr, que ya ha vendido casi 70.000 copias de su trabajo en la primera semana.

Su formación es anecdótica y sus inicios, sorprendentes. Cuando Kerr volvió de un viaje de trabajo de Australia, su amigo Thatcher le estaba esperando en el aeropuerto para recogerle. De camino a casa, decidieron que lo dejarían todo y formarían una banda. Al recordar este momento, Kerr se queda pensativo y de pronto asalta con una idea: “Puede que se nos ocurra una nueva canción en el trayecto desde el aeropuerto de Madrid al festival DCODE”

A pesar de su reciente creación, esta banda tiene ya mucha experiencia en los directos. A los dos días de su formación, ya estaban dando su primer concierto. Sus fans no tardaron en aparecer y uno de ellos fue Matt Helders, el batería de Artic Monkeys. Cuando éste vistió una camiseta del grupo que acababa de descubrir en el Festival de Glastonbury, hizo que el éxito de los nuevos se multiplicase, antes incluso del lanzamiento de su single. Poco después, ya actuaban con Artic Monkeys en Finsbury Park e incluso fueron incluidos en la prestigiosa lista BBC Sound de este año. A partir de entonces, han actuado en numerosos escenarios para públicos de todo el mundo. “Tocar en directo nos relaja. Es intenso y, a veces, es una locura y eso nos gusta mucho. Además aprovechamos para hacer amigos que nos encanta”, explica el cantante, con cuya gira ha viajado desde Estados Unidos a Australia.

Royal Blood está formado por el cantante y bajista Mike Kerr y el batería Ben Thatcher.
Royal Blood está formado por el cantante y bajista Mike Kerr y el batería Ben Thatcher.

Aunque no desvelan las sorpresas que tienen planteadas para su estreno en nuestro país, sí adelantan que tocarán todas las canciones de su nuevo álbum y sus singles Out of the black, Come on over, Little monster y Figure it out. “Tenemos preparada una sorpresa para el público español pero no puedo decirlo. Es secreto”, dice Kerr.

Lo que sí se conoce es su factor más original, el que les hace únicos en el DCODE. Y es que no utilizan guitarras, tan solo un bajo, la batería y la voz. Esto, sin embargo, no supone un reto para ellos, sino una oportunidad. “Nos gusta tocar a un volumen muy alto y para ello nos apoyamos en los amplificadores del festival”, declara el cantante, al que se le ha comparado con The White Stripes y Queens of the stone age.

Para Kerr, compartir espacio con otras bandas de su país como Beck, Jake Bugg, Band of Skulls, Bombay Bycicle Club o Wild Beast, es un elemento muy positivo. “Creo que el que haya artistas de otros países tocando en Madrid puede atraer a más público extranjero”, dice. Y es que formar parte de un cartel tan numeroso como el de DCODE, confiesa que le encanta. Actuar en festivales les motiva y por ello, ya han participado de algunos de los más reconocidos como el Bergen de Noruega, el Highfield de Alemania o el Reading de Inglaterra. “Nos gusta mucho tocar en espacios abiertos y grandes. La gente se siente más libre y nos transmite esa libertad y energía a la hora de cantar”, dice, sin ocultar la gran expectativa que tiene de España. Y es que Royal Blood llega para quedarse.