Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Fringe vota ‘sí’ a una Escocia independiente

Uno de los 20 espectáculos que tratan el referéndum es favorable a que Reino Unido siga igual

El cómico Erich McElroy participa en el Fringe con una comedia en contra de la independencia de Escocia.
El cómico Erich McElroy participa en el Fringe con una comedia en contra de la independencia de Escocia.

Falta menos de un mes para que Escocia vote en un referéndum vinculante el próximo 18 de septiembre si seguirá perteneciendo a Reino Unido o si se convertirá en una nación independiente. Pero, por histórica que sea la fecha, en las calles de Edimburgo casi no se hace campaña a favor del sí o del no. Los afiches separatistas y unionistas han sido sepultados bajo carteles que publicitan espectáculos de comediantes y obras de teatro. Este mes, en Edimburgo, el Festival Internacional de teatro, Fringe, lo ocupa todo pero la batalla por la unión o la secesión está, también, sobre las tablas.

Si las representaciones del Fringe tuvieran voto, Escocia sería un país independiente el 19 de septiembre. “De los 3.193 espectáculos del festival, 22 están dedicados exclusivamente al referéndum”, cuenta Neil Mackinnon, portavoz de esta cita. “Todos son favorables a la independencia, menos el comediante estadounidense Erich McElroy”.

“En realidad, 22 de 3.000 no es tanto porque este es un festival con vocación muy internacional pero en este recuento sólo están aquellos en los que el tema principal es la independencia. Si uno va a ver todas las comedias que hay en la ciudad estos días escucharás muchas bromas al respecto...", añade Mackinnon.

El estadounidense McElroy, que obtuvo el pasaporte británico recientemente, basa su comedia The British Referendum en la posibilidad de perder el acceso a Escocia, poco tiempo después de haberla conquistado. Con un cómico tic en el ojo, advierte a los potenciales votantes entre la audiencia de que una nueva tierra independiente rica en petróleo podría ser objetivo del interés del Ejército de Estados Unidos.

Del resto de montajes, la mayoría tratan de dar, de uno u otro modo, argumentos para votar a favor del sí. All Back to Bowie's es un espectáculo presentado por el autor de teatro David Greig que empieza haciendo un minireferéndum entre el público. Lo que se vota es la pronunciación verdadera, “¿Bowi?” o “¿Bawi?”, como diría un escocés. El título hace referencia a la petición que hizo el cantante británico David Bowie cuando, al recibir un premio en los Brit Awards, dijo: "Quédate con nosotros, Escocia". En la obra, distintos artistas que cambian cada día argumentan, por qué Escocia no debería quedarse con Reino Unido.

Una de las representaciones más exitosas dentro de este género "independentista" del Fringe está siendo The poor, the death and the brilliant. Logró recaudar 18.000 libras (22.600 euros) a través de micromecenazgo para hacer realidad el espectáculo y poder participar en la campaña el último mes desde las tablas. Y lo está logrando. Cada día la obra llena la bancada del escenario principal de The Assembly Rooms.

Es una representación emotiva en la que varios personajes del folclore escocés inician una campaña a favor del no, que es en realidad una parodia que ridiculiza los motivos de los unionistas. Esta obra trata de persuadir a la audiencia de que la apelación al miedo es la base de la campaña pro no. "¿Alma y corazón? ¿Qué es eso comparado con el miedo atroz a un colapso de la economía?", dicen durante la representación.

En la comedia MacBreavehart, the other Scottish Play los grandes héroes de la historia escocesa, Braveheart y Macbeth, discuten sentados sobre un trono con forma de retrete cual es el auténtico precio de la libertad. Al final, la audiencia tiene tiempo para hacer preguntas a los protagonistas de la historia sobre su visión de la situación del país.

Referéndum TV es otra de las actividades a favor del . Se trata de una cadena de televisión de bajo presupuesto que pretende sobrevivir al festival y durar "al menos hasta después del referéndum, dependiendo de si obtenemos financiación", comenta su productora, Linda Graham.

El primer programa se emitió en YouTube el 7 de agosto, siete días después de la inauguración del Fringe. El grupo de partidarios del que comenzaron esta iniciativa son muy críticos con la cobertura mediática, especialmente de la BBC. Acusan a la cadena pública de situarse sistemáticamente de parte de los unionistas. Por eso decidieron abrir la suya propia, "para ofrecer una información más equilibrada", dice Graham.

Por ahora los sondeos parecen estar igualados aunque la balanza se decanta por el no por unos puntos. La última encuesta, a principios de mes por The Times, señaló que el 57% de los votantes dirá no, mientras que el 43% votará sí. Pero, ¿logrará el Fringe rascar votos hacia uno u otro lado? Para Graham, la presencia de espectáculos sobre el referéndum "tiene una relevancia cultural e histórica, pero el trabajo de fondo se está haciendo en coloquios y charlas organizadas cada día en iglesias, en los colegios y en las calles".