Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Revista de verano

Batman y el poder de una quijada

La versión cinematográfica del superhéroe ha estado marcada por la barbilla que deja ver la máscara. Solo Nolan priorizó la actuación

Michelle Pfeiffer y Michael Keaton, en 'Batman vuelve'.
Michelle Pfeiffer y Michael Keaton, en 'Batman vuelve'.

Todos miran lo mismo: el mentón, la mandíbula, la quijada. Y no es eso. Batman es Bruce Wayne, el playboy, y a la vez el hombre atormentado, el huérfano, el luchador, una de las dos caras de una moneda que en su reverso contiene el rostro del Joker (ah, La broma asesina). Es una persona, y por tanto, un actor a la altura. Así que a la altura de Bruce Wayne solo han estado George Clooney y Christian Bale. Por desgracia para Clooney, al actor le tocó apechugar con el peor director (Joel Schumacher),en el peor libreto (obra del sobrevalorado Akiva Goldsman) para la peor película (Batman y Robin). Por suerte para Bale, Christopher Nolan siempre supo con qué material trabajaba: payasadas las mínimas.

Repasemos las películas protagonizadas por un Batman de carne y hueso:

Batman: la película (1966)

Lo que iba a ser el episodio piloto de la serie de televisión acabó convirtiéndose en una película a caballo entre la primera y la segunda temporada. Adam West en su plenitud de facultades, y para la historia del cine, una pregunta: ¿cómo se cambiaban y ponían el traje bajando por la barra?

Batman (1989)

Hubo 50.000 cartas de protesta contra la elección de Michael Keaton como Bruce Wayne / Batman, una apuesta personal de Tim Burton. Se estrenó para que coincidiera con el 50º cumpleaños del justiciero. Nolan siempre ha hablado de ella como una inspiración, aunque en realidad el que mejor tajada sacó de ella fue Jack Nicholson (el Joker). Iba a porcentaje de taquilla y se embolsó unos 60 millones de dólares de la época.

Batman vuelve (1992)

A petición del público, Batman volvió, efectivamente. Eso sí, con sonido Dolby digital, que fue la primera en tenerlo. Michelle Pfeiffer está grandiosa como Catwoman. Burton solo decidió aceptar el encargo cuando tuvo un guion que le satisfaciera, y Keaton pidió un buen aumento de sueldo (11 millones de dólares). La mitad del estudio Warner fue ocupado por los decorados de la ciudad de Gotham.

Batman forever (1995)

Schumacher se olvida de la oscuridad del personaje y entra en modo pop: le añade pezones al traje. A Keaton no le apetecía repetir y pidió 15 millones de dólares más un porcentaje de taquilla. Warner se lo negó y entró Val Kilmer. Aparecen Robin, el fiscal Harvey Dos caras Dent, Enigma... En fin, un totum revolutum, que se repite en...

Batman y Robin (1997)

Schumacher pidió perdón en el making of, asegurando que el estudio Warner le había empujado para hacer la que es una de las peores películas de la historia del cine: "Solo querían vender juguetes y juegos". El mismo Roger Ebert en su crítica dijo: "Les da igual quién encarna a Batman. Solo los escogen por su barbilla". Clooney siempre se ha arrepentido de aceptar la propuesta del estudio (al fin y al cabo, Warner era la casa de Urgencias) y eso que parecía nacido para el papel. El desastre en taquilla remató también la posibilidad de un spin off con Robin (Chris O'Donnell). Por cierto, ninguno de los villanos muere.

Batman begins (2005)

Darren Aronofosky desarrolló durante años un guion sobre la novela gráfica Batman: año uno, mano a mano con su autor, Frank Miller. Warner se asustó y tumbó el proyecto. Llegó Christopher Nolan, puso orden y volvió a la oscuridad, al dolor y al sufrimiento clásicos. A las esencias. Christian Bale había leído años antes la novela grafica Arkham Asylum e impresionado había decidido aceptar el personaje si alguna vez se cruzaba en su camino. Chicago trasmuta en Gotham. Justo antes del rodaje, Nolan proyectó para todo el equipo Blade runner: "Así vamos a hacer Batman". Curiosidad friky: en la película solo se escucha diez veces la palabra "batman".

El caballero oscuro (2008)

La película más famosa de la trilogía, probablemente por la muerte de Heath Ledger, que encarnaba al Joker y que ganó el Oscar a mejor actor secundario póstumamente. Como dijo Michael Caine: "Él construyó un psicópata, mientras que Jack Nicholson era más un payaso". Película seria: Bruce Wayne no sale en smoking, no hay murciélagos digitales... Solo guion y actores.

El caballero oscuro: la leyenda renace (2012)

La más larga hasta la fecha con 165 minutos. Nolan dice que si la primera película tenía que ver con el miedo y la segunda con el caos, la tercera está relacionada con el dolor. Nunca se menciona a Joker —por respeto a Ledger—, aunque la acción transcurre ocho años después de la anterior. Anne Hathaway da la talla como Catwoman, al igual que uno de los secretos mejor guardados de Hollywood, Joseph Gordon-Levitt, esboza a quien se convertirá en Robin. Decididamente, un megaespectáculo de autor.

Batman v Superman: dawn of justice (2016)

Con Ben Affleck de justiciero enmascarado. Elección controvertida, riesgo asumible. Clooney dice que dará la talla. Pero si nos fiamos de sus decisiones... Como en los anteriores filmes de Nolan, detrás del guion está David. S. Goyer, que da unidad a la saga. Será la película con la que Zack Snyder se consagrará... o se convertirá en un Schumacher de segunda. El estreno: 6 de mayo de 2016.