Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Revista de verano

La guionista Lola Salvador, Premio Nacional de Cinematografía

El galardón reconoce la carrera de una veterana de la industria

Lola Salvador, flanqueada por Fernando León de Aranoa e Isabel Coixet.
Lola Salvador, flanqueada por Fernando León de Aranoa e Isabel Coixet.

La veterana guionista, productora y guionista Lola Salvador ha ganado esta mañana el Premio Nacional de Cinematografía 2014, que recibirá durante el Festival de Cine de San Sebastián. El jurado ha resaltado “su singular aportación a la creación cinematográfica, su larga trayectoria como maestra de cineastas, su compromiso constante con el cine en el ámbito educativo y su contribución decidida a la defensa colectiva del sector y los derechos de los creadores”.

Dolores Salvador Maldonado nació en Barcelona en 1938. Tras una carrera de guionista en la radio, pasó a la televisión, escribiendo capítulos de Serie rosa o Barrio Sésamo. En el teatro adaptó en 1984 clásicos como La gata sobre el tejado de zinc caliente, de Tennessee Williams, y Espectros, de Henrik Ibsen, en 1993. En el cine es la guionista de El crimen de Cuenca de  la que escribió la subsiguiente novela), Bearn o la sala de las muñecas, Las bicicletas son para el verano, Tierno verano de lujurias y azoteas, Manolito Gafotas en ¡Mola ser jefe! y Salvajes, filme que también produjo y con la que obtuvo el Goya a mejor guion adaptado. El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte le concedió en 2011 la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. Salvador es una de las guionistas más respetadas de profesión, y muchos de los actuales directores-guionistas se consideran sus discípulos. "Lo bonito del galardón", contaba horas después Salvador por teléfono, "es la cantidad de compañeros que se ha puesto contenta por el premio. Una cosa bonita de la gente del cine es que nos alegramos cuando nos va a bien a uno de nosotros". Durante años el sindicato ALMA, que agrupa a los escritores audiovisuales, ha puesto encima de la mesa el nombre de Lola Salvador para recibir este galardón. "Esta vez ha habido más suerte. Revisando la lista es cierto que solo dos guionistas puros hemos recibido este honor: Rafael Azcona y yo. La gente aún no sabe bien a qué se dedica el guionista, y casi es mejor que no lo sepan, porque nos venderían troceados en las promociones de películas como preferentes o como carne", bromea la barcelonesa, que de paso asegura no necesita de estos premios para echar de menos a gente con la que trabajó hace años. "Es una ausencia presente. En realidad, es que hemos vivido mucho".

Una de las leyendas que rodean a Salvador asegura que fue la inventora de los nombres de Epi y Blas en la versión al español de Barrio Sésamo. "No me acuerdo muy bien si se me ocurrió a mí. A mí me encargaron coordinar las traducciones y los guiones en lo que era un programa de televisión rompedor para la época y que levantó muchas suspicacias. Ah, el franquismo de la época...". También le pilló aquellos coletazos de la censura con El crimen de Cuenca. "Es cierto, es que fueron tiempos difíciles...". Parecidos a los de ahora, en los que Salvador lidera la lucha por el reconocimiento de la labor de los guionistas. "Aún queda batalla que dar. Solo que la gente se lea sus contratos ha supuesto mucho esfuerzo. Estamos muy atrás en ese apartado, en realidad como en tantas otras cosas: educación, cultura... ¡Pero hoy no es día de quejas, sino de celebración!".

El jurado estaba presidido por Susana de la Sierra, directora general del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales. Entre sus integrantes, Ana Amigo (a propuesta de la Academia), Enrique Urbizu (a propuesta de Asociación de Realizadores y Productores Audiovisuales), Joan Antoni González (a propuesta de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles); Juan Antonio Bayona, como ganador del año pasado, y María del Mar Coll, José María Morales y Mariela Besuievsky, a propuesta del ICAA. El Premio tiene una dotación económica de 30.000 euros.