Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Posada estará de baja de cuatro a seis meses

El novillero sufrió un corte en la muñeca derecha con su propio estoque en el primer festejo de la feria

El novillero Posada de Maravillas, que sufrió un corte en la muñeca derecha con su propio estoque en el primer festejo de la feria de San Fermín, estará de baja de cuatro a seis meses, según ha confirmado a los micrófonos de Canal Plus el doctor Ángel M. Hidalgo, cirujano jefe de la plaza navarra. De este modo, el torero se ve obligado a dar por terminada su temporada para dedicarse de lleno a un largo proceso de recuperación.

Según las explicaciones del médico, el torero permanecerá hospitalizado hasta el lunes; posteriormente, si no surgen complicaciones de infección, se procederá a la inmovilización de la mano durante tres semanas, y, después, el torero iniciaría una rehabilitación progresiva para dar tiempo a que los tendones se vayan revascularizando y el nervio seccionado vaya creciendo. El doctor estimó que el nervio tardará de tres a cuatro meses en recuperar su funcionalidad, y cifró en un periodo de cuatro a seis meses ‘como poco’ para que la mano pueda recuperar su capacidad anterior. Añadió que los dedos cuarto y quinto le han quedado insensibles por el momento, ‘aunque los podrá mover’, y señaló que, afortunadamente, son los menos útiles al ser los últimos de la mano, sin ocultar que ‘el torero tiene un panorama complejo’

Como se recordará, el novillero Posada de Maravillas tiene lesionados los tendones flexores profundos y superficial de dos dedos de la mano derecha, y seccionados el nervio y la arteria cubital, según el parte médico emitido tras se operado durante tres horas en la enfermería de la plaza.

El torero se produjo un corte en la muñeca derecha con su propio estoque cuando pinchó por segunda vez al primer novillo de su lote. En un movimiento prácticamente imperceptible, la lesión le sobrevino al soltar la mano de la empuñadura de la espada para retirarse de las cercanías del toro. Con la mano sangrando abundantemente, Posada corrió hacia la barrera, donde su mozo de espadas se la cubrió con una toalla y fue trasladado rápidamente a la enfermería, aunque no pudo llegar por su propio pie al sufrir un desvanecimiento en el callejón.

Además, antes de entrar a matar por segunda vez, Posada de Maravillas ya había sufrido un fuerte golpe en la zona alta del muslo derecho en el primer intento fallido de matar al toro.

El parte médico completo es el siguiente: "En el tercer novillo de la tarde ha sido lesionado con la espada Juan Luis Ambel Barranco produciéndose una herida contusa en la muñeca de la mano derecha con lesión de tendones flexores profundos y superficial del 4º y 5º dedos, y superficial de 3er. dedo, con sección de nervio cubital y de arteria cubital. Se han espoleado y reparado todas las estructuras. Además, tiene un varetazo en la cara interna del muslo derecho y una herida en el 2º dedo de la mano izquierda. Pronóstico grave desde el punto de vista funcional".