Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Malik Bendjelloul, el director de ‘Searching for Sugar Man’

El realizador sueco fallece a los 36 años en Estocolmo

El documental sobre la vida del músico Sixto Rodríguez ganó el Oscar en 2013

Malik Bendjelloul posa con un cartel de 'Searching for Sugar Man' en 2012.
Malik Bendjelloul posa con un cartel de 'Searching for Sugar Man' en 2012. AP

La historia, la típica leyenda urbana que sólo se creían los más románticos, le llegó por casualidad al entrar en una tienda de discos de Sudáfrica pero terminó por convertirse en una exitosa película que ha conmovido a medio planeta. Así lo reconocía cuando era entrevistado Malik Bendjelloul, que dirigió el documental ganador del Oscar Searching for Sugar Man y que ayer fue encontrado muerto en Estocolmo, a la edad de 36 años, según ha informado la Policía sueca.

Nacido en la ciudad sueca de Ystad, Bendjelloul dio el salto al estrellato cinematográfico gracias al extraordinario relato vital de Sixto Rodríguez, el cantautor estadounidense de origen mexicano que se convirtió en los setenta en un fenómeno musical en la Sudáfrica del apartheid pese a pasar desapercibido en el resto del mundo, incluido Estados Unidos, donde publicó dos estupendos álbumes como Cold fact y Coming from reality.

La Policía sueca no ha confirmado la causa de su muerte aunque parece descartar el asesinato. “Lo que puedo decir es que no existen sospechas de que se trate de un crimen”, ha dicho la agente Pia Glenvik, según recoge la agencia Efe. La distribuidora de la cinta, Sony Pictures Classics, ha lamentado su fallecimiento a través de un comunicado. “Estamos muy tristes al conocer la muerte de Malik”, han indicado Michael Barker y Tom Bernard, presidentes de la compañía.

Con un ritmo impecable, aunque con alguna trampa en su desarrollo para alcanzar un mayor impacto, Searching for Sugar Man intenta averiguar, a través de dos periodistas sudafricanos, qué ocurrió con Sixto Rodríguez, el cantante estadounidense que triunfó en Sudáfrica, siendo comparado con los Beatles o Bob Dylan y vendiendo más de medio millón de copias de sus álbumes, pero que desapareció de la escena pública sin dejar rastro. Algunos le tenían por muerto, otros pensaban que se había ido a vivir a una isla y unos pocos más aseguraban haberle visto en la penumbra de algún garito de Detroit, la ciudad donde productores vinculados al famoso sello Motown le dieron la oportunidad de grabar. Pero la única verdad era que nadie sabía de él.

La cinta de Bendjelloul, que se vertebra a partir de las emotivas canciones de Rodríguez, no solo explica quién fue este desconocido cantautor de los setenta sino que además demuestra que, a veces, los cuentos de hadas existen. Porque Rodríguez, un humilde padre de familia con tres hijas que dejó la música para trabajar de obrero, desconocía su fabulosa reputación en Sudáfrica, donde sus canciones aportaron el aire de cambio necesario entre la población blanca que buscaba superar el sistema basado en la segregación racial. La película también sirvió para resucitar artísticamente a su protagonista, tanto es así que, desde que se estrenó, ha vuelto a girar, visitando incluso España, y sus discos se han vuelto a vender.

El joven director sueco hizo posible que la fábula de Rodríguez sea conocida a día de hoy por millones de personas. Pero también su propia historia como realizador del filme tenía tintes de fábula. Searching for Sugar Man, que recaudó casi tres millones de euros sólo en Estados Unidos, fue un proyecto que se llevó a cabo sin apenas dinero, llegando a ponerse en peligro su continuidad por la falta de fondos. Pero la perseverancia de Bendjelloul, un periodista que cursó estudios de producción televisiva, fue más fuerte que todas las adversidades económicas y la falta de confianza de su entorno. Amante de la música, habiendo hecho otros documentales menores sobre Elton John, Bjork o Rod Stewart, el joven director sueco estaba convencido de que la historia de Sixto Rodríguez tenía que pasar a la posteridad.

Tras cinco años de reunir material, viajando a Sudáfrica y Estados Unidos, Bendjelloul consiguió acabar el gran proyecto cinematográfico de su vida, con el que debutaría en las grandes pantallas, sirviéndose incluso de fragmentos grabados con un iPhone. Searching for Sugar Man fue galardona con el Oscar al mejor documental en 2013 pero también se llevó otros premios importantes como el BAFTA (otorgado por la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión) o los de los sindicatos de directores y productores norteamericanos.