Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cannes convoca a muchos amigos y pocos hispanos

Cronenberg, Loach, Leigh, Godard y Ceylan vuelven a optar a la Palma de Oro en la 67ª edición del festival

El argentino Damián Szifrón, único hispanoamericano en la competición oficial

Jaime Rosales y Lisandro Alonso aspiran a ganar en Una cierta mirada

Fotograma de 'Relatos salvajes' de Damián Szifrón.
Fotograma de 'Relatos salvajes' de Damián Szifrón.

Muchos amigos, alguna mujer, pocos hispanoamericanos. Con estos ingredientes, el Festival de Cannes acaba de anunciar las películas que competirán por la Palma de Oro y en la categoría Una cierta mirada de su 67ª edición. Así, el certamen da la enésima bienvenida a varios cineastas habituales de La Croisette, desde David Cronenberg a Ken Loach, presume de contar con 15 directoras de entre los 49 trabajos seleccionados y limita por segundo año consecutivo su apuesta por España y América Latina. En concreto, tan solo el argentino Damián Szifrón con Relatos salvajes —coproducida por El Deseo— competirá por la Palma de Oro. La presencia hispana se completa en Una cierta mirada con Hermosa juventud, del español Jaime Rosales y Jauja, del argentino Lisandro Alonso.

Hay algunas constantes que Cannes parece confirmar en los últimos años. Y esta edición, que se celebra entre el 14 y el 25 de mayo y será inaugurada por Grace de Monaco, de Olivier Dahan, no es una excepción. Ante todo, el festival solo anuncia en un primer momento parte de la programación oficial y se reserva otras confirmaciones para la semana siguiente. Así hoy se pudo saber que hay 49 películas de 28 países seleccionadas de entre 1800, pero habrá que esperar unos días para contar con la lista completa.

Otra tradición son las apuestas sobre seguro. Por tanto, varios de los cineastas que optarán a la Palma de Oro ya lo hicieron anteriormente o incluso la ganaron. De hecho, los hermanos belgas Dardenne confían en su nueva fatiga, Two days, one night, para convertirse en los primeros directores en obtener tres triunfos en Cannes. A por la segunda Palma de Oro irán Ken Loach con Jimmy’s Hall y Mike Leigh con Mr Turner, mientras que Tommy Lee Jones con The homesman, David Cronenberg con Maps to the stars —para alegría de los fans del actor Robert Pattinson que inundaron Twitter de celebraciones— y Nuri Bilge Ceylan con Winter sleep aspiran al primer triunfo, tras varias visitas.

Lo mismo le ocurre, pese a seis participaciones, al histórico director Jean-Luc Godard, que vuelve a La Croisette y lidera la participación francesa en la competición oficial —otra de las constantes— con Goodbye to language. El país que acoge Cannes también estará representado por Sils Maria, de Olivier Assayas, Saint Laurent, de Bertrand Bonello y The search de Michel Hazanavicius.

La lista de 18 películas de Una cierta mirada acoge a pesos pesados, pero también ofrece un trampolín a cinco debutantes

La sección oficial se completa con más nombres conocidos (el ruso Andrey Zvyagintsev con Leviathan, la japonesa Naomi Kawase con Still sleep, también coproducida por España, el canadiense Atom Egoyan con Captives, y el estadounidense Benett Miller, con Foxcatcher), algunos conocidos para los cinéfilos (Xavier Dolan con Mommy) y otros tan poco familiares que hasta el director del festival, Thierry Frémaux, se olvidó de uno de ellos en el anuncio y acabó disculpándose: el cineasta de Mauritania Abderrahmane Sissako. Y eso que el africano visita por tercera vez La Croisette, esta vez con Timbuktu. Completa la lista, de momento, la italiana Alice Rohrwacher, tan emocionada por su debut en Cannes con Le meraviglie que, según contó Frémaux, cuando recibió la noticia “lloró de felicidad”.

La directora transalpina es, al fin y al cabo, tan solo una de las dos mujeres que optará a la Palma de Oro. Una situación mejor respecto al año pasado (solo Valeria Bruni-Tedeschi) pero que seguirá indignando a todos aquellos que han criticado a Cannes por ignorar a las cineastas. Habrá, es cierto, 15 directoras en las distintas secciones oficiales pero es muy posible que, tras terminar el festival, la presidenta del jurado, Jane Campion, siga siendo la única cineasta en haberse llevado una Palma de Oro en la historia del festival: fue en 1993, con El piano.

Más sorpresas y novedades, como suele ocurrir, reservó la sección Una cierta mirada, dirigida este año por el cineasta argentino Pablo Trapero. La lista de 18 películas acoge a pesos pesados como Wim Wenders (quien, junto con el brasileño Juliano Ribeiro Salgado firma el documental The salt of Earth, sobre el fotógrafo Sebastião Salgado) pero también ofrece un trampolín a cinco debutantes detrás de la cámara —entre ellos, el actor Ryan Gosling, con Lost river— y acoge los trabajos del español Rosales y el argentino Alonso.

No estarán nombres célebres que sonaron en las quinielas como Woody Allen, Emir Kusturica, Lars von Trier y Alejandro González Iñárritu

A la espera de conocer también la semana próxima los otros miembros del jurado principal, así como los protagonistas de la Quincena de realizadores, de Cannes Classics y de la Semana de la Crítica, la 67ª edición del certamen ofrece más certezas. No estarán nombres célebres que sonaron en las quinielas como Woody Allen, Emir Kusturica, Lars von Trier y Alejandro González Iñárritu. Y fuera de competición se podrán ver Coming home, de Zang Yimou, y Cómo entrenar a tu dragón 2, filme de animación de Dean Deblois con el que Cannes aprovecha para homenajear a Dreamworks en su 20º cumpleaños.

El festival rendirá su personal tributo también al periódico Le monde, con la proyección del documental Le gens du Monde, de Yves Jeuland. Y en los llamados special screenings (proyecciones especiales) podrán verse, entre otros, dos documentales sobre las revueltas en Siria y Ucrania, así como volverá a ser proyectada París,Texas, de Wim Wenders.

La 67ª es la última edición con el histórico presidente Gilles Jacob al frente. El año próximo será sustituido por Pierre Lescure. A la espera de descubrir cómo será su despedida, solo queda confiar en que la selección oficial poco tenga que ver con esa frase que Marcello Mastroianni, escogido como imagen del cartel del certamen, decía en la piel del cineasta Guido en Ocho y medio: “Realmente no tengo nada que decir, pero quiero decirlo igualmente”.