Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós a las grandes estrellas del ‘cartoon’ del Hollywood dorado

Con la muerte de Mickey Rooney desaparece el último de los 46 mitos de la actuación que salen en el corto de 1941 de Tex Avery

Fotograma de 'Eso es Hollywood'
Fotograma de 'Eso es Hollywood'

Todos los que eran alguien en el Hollywood dorado de los años 30 y 40 formaron parte de esta película. Un corto de animación de la Warner Bross dentro de las Merrie Melodies -o Fantasías animadas de ayer y de hoy como se llamaban en España- que bajo la dirección de Tex Avery contó entre otros con Humphrey Bogart, Greta Garbo o James Cagney; Cary Grant y Jimmy Stewart; los hermanos Marx y Stan Laurel con Oliver Hardy; Cesar Romero y Rita Hayworth. Un total de 46 estrellas, algunas de ellas hoy ya olvidadas, entre las que también se encontraba Mickey Rooney. Un reparto inmortal para Hollywood Steps Out (o Eso es Hollywood como se tradujo), un corto que en poco más de siete minutos reflejó una noche en el Hollywood dorado de antaño. Un Hollywood que con la muerte de Mickey Rooney ha pasado a mejor vida. El actor protagonista de Forja de hombres o La ciudad de los muchachos era el último superviviente de la era retratada en el cartoon de 1941. No fue este el único vínculo de Rooney al campo de la animación, un actor que aparece citado –aunque no oficialmente reconocido- como la voz del conejo Oswaldo, predecesor de Mickey Mouse cuando era parte de los estudios Disney, una vez que el director de animación Walter Lantz se hizo con las riendas de este personaje. Pero en Hollywood Steps Out no fue su voz sino su rostro, como el de otras muchas estrellas caricaturizadas al estilo de T. Hee, la que le ganó el trabajo.

Mickey Rooney y Judy Garland, en el corto. ampliar foto
Mickey Rooney y Judy Garland, en el corto.

Mientras la acción transcurre alrededor de la pista de baile del club Ciro’s, popular punto de encuentro y alterne en aquellos años, parte de las escenas de Rooney tienen lugar en la cocina fregando platos. El actor acaba allí al no poder pagar los 50 dólares que le intentan cobrar por tomarse un batido con su compañera en muchos filmes, la también caricaturizada Judy Garland. El corto animado refleja realmente todos los que fueron, cada uno manteniendo en su caricatura algo de lo que les hizo estrellas. A Bing Crosby le toca ser el maestro de ceremonias de este club nocturno mientras que a Johnny Weissmuller, el auténtico Tarzán, le corresponde dejar el abrigo en el guardarropía quedándose en taparrabos de leopardo. Cary Grant, el retrato de la elegancia, prueba sus encantos con una vendedora de cigarrillos que no es otra que la misteriosa Greta Garbo. A Clark Gable, perseguido por su fama de ligón, le toca lidiar con esa otra chica con bigote más conocida como Groucho Marx. Otra de las mesas del club está llena de tipos duros como Cagney, Bogart y George Raft, mientras que los cara de piedra de Boris Karloff, Arthur Treacher y Buster Keaton se codean en otra. Incluso Leopold Stokowski forma parte de esta velada, una broma del Hollywood de entonces, parodia de su paso por Fantasía de Walt Disney.

Del reparto Rooney fue durante años el único superviviente. Incluso el popular restaurante Ciro’s, situado en Sunset Boulevard y por el que más tarde pasarían más estrellas como Marilyn Monroe o Frank Sinatra y presidentes como John F. Kennedy y Ronald Reagan, también desapareció. De moda en los cuarenta, cerró en 1957 por su bancarrota. Como decía premonitoriamente el cortometraje en su despedida, “esto es todo, amigos”.

Más información