Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chailly, Kunde y Bieito, triunfadores de los Premios Líricos Campoamor

Oviedo celebró anoche la entrega de los galardones españoles de ópera

Un instante de la gala de los premios españoles de la ópera. Ampliar foto
Un instante de la gala de los premios españoles de la ópera.

El mundo operístico no se caracteriza por tener un sentido gremial demasiado desarrollado. La unión que conforman las diferentes disciplinas que lo componen (escena, músicos, cantantes, directores…) suele deshacerse cuando se baja el telón. Quizá debido, precisamente, a su heterogénea composición. Por eso también son interesantes iniciativas como la celebrada ayer en Oviedo, por octavo año consecutivo, que consolidan los Premios Líricos Teatro Campoamor como uno de los focos de reunión de la escena operística. A falta de una academia o institución oficial que los aglutine, aspirarían a ser algo así como los Goya de la ópera; al final los galardones más importantes en esta materia España.

La ceremonia, en el precioso teatro ovetense, estuvo dirigida por José Carlos Plaza, exdirector del Centro Dramático Nacional y uno de los ganadores del año anterior por su producción de El gato montés. Estructurada en siete capítulos (pecados capitales musicales, los llamaron), los maestros de ceremonias —la soprano María Rodríguez, la mezzosoprano, el tenor Enrique Ferrer y el barítono Gerardo Bullón— Marina Rodríguez-Cusí, fueron introduciendo a los premiados y repasando ellos mismos algunos fragmentos operísticos populares para darles paso.

Calixto Bieito recoge el galardón a la mejor dirección escénica en los premios españoles de la ópera que celebraron su gala en Oviedo. ampliar foto
Calixto Bieito recoge el galardón a la mejor dirección escénica en los premios españoles de la ópera que celebraron su gala en Oviedo.

Este año, los galardonados —cada uno recibía una estatuilla de bronze y 10.000 euros— han sido Riccardo Chailly (Dirección musical), Calixto Bieito (dirección de escena), Nino Machaidze (Cantante femenina de ópera), Gregory Kunde (Cantante Masculino de ópera), Carmen Romeu (Cantante revelación) y Ainhoa Arteta (Cantante de Zarzuela u Ópera española), Pedro Lavirgen (Premio especial a toda una carrera), Il mondo della luna de Haydn, con dirección escénica firmada por Emilio Sagi para el Teatro Arriaga y la Ópera de Montecarlo (Mejor nueva producción), Pepita Jiménez de Álbeniz, firmada por Calixto Bieito para los Teatros del Canal y Argentino de la Plata (Mejor nueva producción de ópera española o zarzuela), Instituto Complutense de Ciencias Musicales (Institución o persona que haya contribuido muy significativamente al mundo de la Lírica) y la Asociación de Amigos de la Ópera de Madrid (Premio especial del jurado). 

Gustó mucho la breve actuación de Gregory Kunde, impresionante en el Otello del Palau de les Arts de esta temporada, que ayer cantó el aria de Manrico de Il Trovatore. También la soprano Nino Machaidze arrancó los bravos del público cantando a Rossini y Ainoha Arteta, galardonada como cantante de zarzuela u ópera española por Ana Mari en El caserío de Guridi. Riccardo Chailly, una de las grandes figuras premiadas en la noche de ayer, no pudo acudir a la gala y su hija Luana recogió el premio. Fue la única ausencia en un teatro Campoamor en el que no quedaba ni un asiento libre y que se emocionó con el premio a toda una trayectoria para Pedro Lavirgen.