Dos estilos para la cuenta atrás

Lola Herrera y Héctor Alterio se miden 'En el estanque dorado', que se representa desde el miércoles en el Teatro Bellas Artes

Héctor Alterio y Lola Herrea, en la obra 'En el estanque dorado'.
Héctor Alterio y Lola Herrea, en la obra 'En el estanque dorado'.

Lola Herrera y Héctor Alterio se sientan en una sala del Teatro de La Latina escoltados por fotografías de montajes anteriores. En uno de ellos, Yo, Claudio, está Alterio. En otro, Seis clases de baile en seis semanas, Herrera. Cosas que les ocurren a los clásicos. Pese a sus largas carreras han debido esperar a que Magüi Mira decidiese representar En el estanque dorado para medirse en el escenario. Tal vez la obra de Ernest Thompson no haya entrado aún en el terreno de los clásicos, pero es un éxito indiscutible, que se traducido a una treintena de idiomas y se ha montado en más de 40 países. Entre ellos no figuraba España, donde las referencias a la obra están amarradas al tierno duelo cinematográfico de Katherine Hepburn y Henry Fonda en 1981. Por aquel matrimonio en los días finales de su existencia ambos recibieron los últimos Oscar de sus vidas.

La versión de Herrera y Alterio se aleja de la película. “El autor pensaba que se habían limitado a una cosa light, que no profundiza tanto en la historia ni conserva su humor negro. Para él, y coincidimos con él, las versiones hechas más allá del teatro no eran atractivas”, señala Alterio. “Yo no recordaba el humor, lo bien dosificado que está. El público se muere de risa, incluso en los momentos más dramáticos permanece el humor”, añade Herrera.

Hay humor a pesar de todos los temas trascendentales en los que ahonda la obra: las relaciones familiares, el afán de supervivencia (biológica), el deseo de gozar, el temor a la soledad. Ethel y Norman Thayer, unidos desde hace casi cinco décadas, reciben en su casa de campo a su hija (la actriz Luz Valdenebro), acompañada de su nueva pareja (Camilo Rodríguez) y el hijo de este (Mariano Estudillo). La cumbre familiar revive la difícil relación que ha mantenido siempre Norman con su hija.

Lola Herrera interpreta a una mujer vitalista, que trata de contagiar a su pareja de su positivismo: “Ethel se compagina muy bien con Norman, aunque son muy distintos. Una ve el vaso medio lleno y otro lo ve medio vacío, pero han sido jóvenes y en el pasado debieron ver el vaso lleno. Se entienden muy bien y se aceptan con sus diferencias, lo cual es importante para que una pareja permanezca unida. Ethel tira de todo lo que encuentra para armonizar la familia, es una enamorada de todo… es una mujer puente”. Norman se asienta en sus antípodas existenciales. “Para mi personaje, la muerte es una constante”, precisa Héctor Alterio.

La obra, que se estrena el próximo miércoles 5 en el Teatro Bellas Artes, llega a Madrid avalada por una sucesión de llenos en más de una veintena de ciudades españolas. Pese al IVA. “Que unas obras vayan bien ayuda, pero las facilidades actuales para aventuras son mínimas. Y es necesaria una cantera y una vanguardia que enriquezca nuestros trabajos”, defiende la actriz. La ebullición escénica experimental (microteatro, espacios alternativos,…) es obvia, pero también su gran vulnerabilidad: “No les da para vivir”. “El teatro”, apunta Alterio, “está supeditado a la situación del país. Las leyes inciden sobre la mentalidad del productor para elegir. Para nuestro sector, que vende humo, la situación está delicada”.

Sobre la firma

Tereixa Constenla

Corresponsal de EL PAÍS en Lisboa desde julio de 2021. En los últimos años ha sido jefa de sección en Cultura, redactora en Babelia y reportera en Andalucía. Es autora del libro 'Cuaderno de urgencias'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción