Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
cámara oculta

Sordo e insensible

Luego vendrá Montoro con que las películas españolas son malas, olvidándose de que en los cines se ven filmes de todo el mundo

Estamos ya en efervescente época de premios. Pedro Almodóvar ha recibido en Berlín el de honor europeo por su contribución al cine mundial, que dedicó con gallardía "a los ciudadanos españoles que son víctimas de un Gobierno sordo e insensible a los problemas del país", recalcando, claro está, que el cine español “pasa por los peores días por culpa de la política del Gobierno”. Ahora, seguirán los premios Egeda, BAFTA, César, Goya, los Oscar… Han aparecido incluso nuevas propuestas, como los premios Feroz, convocados por la reciente Asociación de Informadores Cinematográficos que quieren adelantarse en fechas a casi todos los demás, igual que los Globos de Oro respecto a los Oscar.

Muchos de estos informadores han sido convocados también para votar los premios de interpretación de Egeda, los de mejor actor y actriz que se entregarán el 13 de enero, y para ello disponen de un enlace que les permitirá ver la mayor parte de las películas españolas que se han producido durante el año. Sorprende ver cuántas de ellas son desconocidas, y asombra también que a pesar de la crisis se hayan seguido produciendo películas, algunas con poco dinero y otras con no tan poco, buenas y peores en su resultado final, con actores famosos o desconocidos, pero todas realizadas con tesón y la mejor voluntad. ¿Qué será de esas películas que no han logrado atravesar el umbral del anonimato, que no han acudido a festivales ni despertado la curiosidad de la prensa, y que ni siquiera han sido exhibidas en salas? Quizás al cabo del tiempo se descubra que algunas de ellas tenían mérito y fue injusto el olvido. Ha ocurrido en bastantes casos.

Pero, ¿dónde se van a exhibir, si las salas comerciales van cerrando inexorablemente sus puertas? Esta misma semana se anunciaba en Barcelona la clausura del mítico cine Alexandra tras 64 años de actividad ferviente. Y lo va a hacer días antes de la Navidad, sin esperar siquiera a las fiestas. Tenía razón Almodóvar al decir en Berlín que el cine pasa por uno de sus peores momentos. Pero luego vendrá Montoro con que las películas españolas son malas, olvidándose el ministro de que en los cines se proyectan películas de todo el mundo, así es que todas deben de ser malas... Pero parece que ello le resbala mientras esté convencido de que el IVA del 21% contribuye a engrosar las arcas oficiales. Está bien dicho: sordo e insensible.