Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide cárcel a un directivo de la SGAE por cargar a la entidad 40.000 euros en clubes de alterne

Pedro Farre, antiguo director del gabinete de Presidencia con Teddy Bautista, hizo pasar las consumiciones en los prostíbulos como “catering”

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado una pena de cuatro años y diez meses de cárcel para Pedro Farre, antiguo director del Gabinete de Presidencia de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) por cargar a las cuentas de la entidad de gestión 39.552 euros gastos particulares en clubes de alterne. El ministerio público acusa a Farre, mano derecha del expresidente de la SGAE Teddy Bautista, de delitos continuados de apropiación indebida y de falsedad en documento mercantil.

La acusación corresponde a una pieza separada de la investigación abierta en 2010 por la Audiencia Nacional sobre las irregularidades en la gestión de los fondos de la SGAE, sociedad encargada de defender y gestionar los derechos de propiedad intelectual de músicos, autores audiovisuales, dramaturgos y coreógrafos.

En esta pieza separada también ha sido imputado Ricardo Azcoaga, director financiero de la entidad y máximo encargado del control de gastos y que supuestamente no hizo nada para reclamar a Farre los gastos sin justificar. El fiscal acusa a Azcoaga de ser cooperador necesario (cómplice) en el delito de apropiación indebida de Farre, o bien, autor de un delito de encubrimiento.

El escrito del fiscal, registrado en el Juzgado Central de Instrucción número 5, presidido por el juez Pablo Ruz, relata que Farre, de 42 años, fue contratado en abril de 2002 por el entonces presidente de la SGAE, Teddy Bautista, para poner en marcha un plan especial contra la piratería. Al pasar a formar parte de la directiva de la entidad gestora, se le confió una visa Oro corporativa asociada a una cuenta corriente de la SGAE.

Con este medio de pago, entre noviembre de 2008 y mayo de 2009, Ferre abonó consumiciones en los clubes Factory Air, de Madrid; Private, de Alcalá de Henares, y en la sala de fiestas Vive Madrid. El acusado, para camuflar estos gastos personales, presentó al departamento de Contabilidad de la SGAE “diez recibos completamente inveraces”, en los que hacía constar como concepto del pago la palabra “catering” y unas palabras manuscritas referidas a personas o entidades que justificarían el abono.